info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

Emergencias. Salva vidas. Cada segundo cuenta

Tormenta tropical Hagupit en Filipinas

Tras el paso de la tormenta tropical Hagupit (Ruby) en Filipinas, Oxfam Intermón evalua las necesidades de las personas que permanecen en los centros de evacuación porque se han quedado sin casa. La prioridad es garantizar agua y saneamiento.

La tormenta ha golpeado áreas que todavía se están recuperando de la destrucción causada por el supertifón Haiyan el año pasado.

Muchas familias todavía viven en refugios temporales construídos tras el paso del tifón Haiyan en Tacloban. (c) Simon Roberts

Nuestro trabajo en el terreno

En colaboración con las autoridades locales, estamos visitando los centros de evacuación de Tacloban para evaluar las necesidades de las personas. En concreto, trabajamos para poder garantizar sistemas de agua potable y letrinas.

"La exitosa evacuación organizada por el Gobierno filipino ha salvado vidas. Pero todavía hay familias que no pueden volver a casa inmediatamente y deben poder permanecer con dignidad dentro de los centros de evacuación, con la provisión de alimentos, agua y servicios de saneamiento, así como de privacidad ", afirmó Justin Morgan, director de Oxfam en Filipinas.

La población de Filipinas todavía se está recuperando de las secuelas que dejó el tifón Haiyan. Las familias aún siguen teniendo dificultades para encontrar los recursos necesarios para recuperar sus medios de vida. Muchas de ellas han utilizado materiales para reconstruir sus casas y otras viven simplemente en tiendas de campaña a merced de las tormentas y las lluvias. Desde Oxfam nos preoucupan estas familias, que viven en viviendas inadecuadas y que no serán capaces de soportar vientos y lluvias significativas.

Nuestro trabajo tras el Haiyan

Desde Oxfam, después de la emergencia del año pasado cuando Haiyán azotó el país, hemos estado apoyando las necesidades a largo plazo de las comunidades más afectadas a través de nuestros programas sobre el terreno. Proporcionamos asistencia a cerca de 900.000 personas afectadas.

Proporcionamos kits de higiene, servicios de saneamiento, ayuda económica en efectivo, kits para potabilizar el agua, semillas de arroz, material de refugio y kits para mujeres emabarazadas. También llevamos a cabo acciones formativas sobre higiene y eliminado escombros y residuos. Hemos prestado apoyo a las comunidades pesqueras y a los productores de coco –en especial, a las mujeres–, cuyos medios de vida han quedado destruidos por el tifón.

Ayúdanos a hacer que el tiempo cuente a nuestro favor para poder reaccionar en 24 horas y poder así salvar más vidas y ayudar a más personas. Tu acción es vital.

Haz un donativo puntual

Haz una aportación puntual al Fondo de Acción Humanitaria.

Haz un donativo ahora

HAZTE SOCIO/A DURANTE 6 MESES

Colabora de forma regular durante 6 meses con el Fondo de Acción Humanitaria.

Hazte socio/a durante 6 meses


Otras formas de hacer un donativo

Colabora con el Fondo de Acción Humanitaria

Emergencias como la ocurrida en Filipinas cambian repentinamente la situación de la población afectada sin dejar espacio a la reacción ni a la improvisación. El riesgo para la vida de las personas es muy alto y requiere una reacción inmediata. Las primeras horas después de una emergencia son fundamentales para salvar vidas.

Es imprescindible un fondo de emergencias para poder actuar con rapidez en emergencias súbitas y también para seguir actuando en emergencias olvidadas.

Ayúdanos a estar preparados, colabora con el Fondo de Acción Humanitaria.

Haz un donativo puntual

Haz una aportación puntual al Fondo de Acción Humanitaria.

Haz un donativo ahora

HAZTE SOCIO/A DURANTE 6 MESES

Colabora de forma regular durante 6 meses con el Fondo de Acción Humanitaria.

Hazte socio/a durante 6 meses

Galería de imágenes

Un año después de que el tifón Haiyan golpeara Filipinas, la ayuda y las medidas preventivas han permitido salvar las vidas de millones de personas, pero todavía quedan grandes retos. Es necesario proporcionar un apoyo a largo plazo para prevenir que las zonas afectadas se sumen todavía más en la pobreza.

(c) Jane Beesley / Oxfam
El pasado 8 de noviembre de 2013 el tifón Haiyan golpeó Filipinas con ráfagas de viento de hasta 315km por hora. Su efecto fue devastador; más de 14,1 millones de personas afectadas, cerca de 6.000 muertes y 4,1 millones de desplazados. Haiyan llegó después de dos otros desastres naturales en octubre, un terremoto y una tormenta que destrozó la cosecha de arroz.
(c) Jane Beesley / Oxfam
(c) Jane Beesley / Oxfam
Haiyán destruyó todos los campos de arroz que encontró a su paso, un tercio de las áreas dedicadas a su cultivo. El arroz es la principal fuente de ingresos para miles de campesinos que ahora están en riesgo de padecer hambre. Desde Oxfam proporcionamos semillas para que puedan plantar durante la próxima temporada de siembra.
(c) Jane Beesley / Oxfam
(c) Jane Beesley / Oxfam
Desde Oxfam distribuimos kits de higiene en la región costera de Daanbantayan, una de las más afectadas por el tifón. Ante la adversidad del contexto, la falta de higiene se convierte en un riesgo de propagación de enfermedades. Los kits de higiene de Oxfam contienen materiales básicos como cepillos y pasta de dientes, mantas, colchonetas y mosquiteras.
(c) Jane Beesley / Oxfam
(c) Jane Beesley / Oxfam
Uno de las máximas prioridades en la emergencia es la distribución de agua potable a la población. Oxfam ha facilitado el acceso al agua potable a más de 200.000 personas en Tacloban, además de dar apoyo al gobierno filipino para reparar y arreglar las tuberías rotas. El agua limpia para beber y cocinar reduce el riesgo a contraer enfermedades mortales, como el cólera, que se transmiten por el agua.
(c) Jane Beesley / Oxfam
(c) Jane Beesley / Oxfam
A pesar de la destrucción y los enormes obstáculos logísticos, nuestra rápida intervención, junto a la de otros aliados y el apoyo internacional, ha permitido salvar las vidas de millones de personas y evitar grandes brotes de enfermedades. Hemos distribuido saquitos higiénicos para que las personas puedan hacer sus necesidades en condiciones de higiene.
(c) Jane Beesley / Oxfam
(c) Jane Beesley / Oxfam
Ante la preocupación de los productores de arroz en las zonas más afectadas, nos reunimos con ellos para darles apoyo y asesoramiento en el proceso de recuperación. Hemos distribuido semillas nuevas entre los campesinos y hecho un llamamiento a los donantes internacionales para que contribuyan financieramente a su recuperación.
(c) Jane Beesley / Oxfam
(c) Jane Beesley / Oxfam
Los pescadores son otro de los colectivos más afectados por el terremoto, junto a los productores de arroz. Sus embarcaciones han quedado inutilizadas y necesitan ayuda para reemprender su actividad y fuente de ingresos. Las familias pescadoras en situación de pobreza representan más de un tercio de la producción pesquera de Filipinas.
(c) Jane Beesley / Oxfam
(c) Jane Beesley / Oxfam
La escasísima financiación pública destinada a Filipinas contrasta con una respuesta muy generosa de la ciudadanía. Gracias a sus aportaciones, hemos recibido 1,4 millones de euros de fondos privados para dar respuesta a la emergencia. Con estos fondos hemos asistido a cerca de 900.000 personas durante el primer año de la emergencia. Hemos suministrado kits de higiene, ayuda económica en efectivo, semillas de arroz, y material para refugio.
(c) Jane Beesley / Oxfam