info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

Emergencias. Salva vidas. Cada segundo cuenta

Agnes y Nelson: la lucha puerta a puerta contra el ébola

Liberia es el país más afectado por el brote de ébola en África Occidental, con más de 6.000 casos. En la capital, Monrovia, cientos de promotores de salud visitan los hogares puerta a puerta explicando cómo se puede vivir libre de ébola y qué hay que hacer si alguien de la familia presenta síntomas.

"Mis hijos han nacido y crecido en este barrio y quiero que estén seguros"

Agnes Nyantie. 42. Trabajadora comunitaria de salud, Liberia. Imagen: Pablo Tosco / OxfamAgnes Nyantie, de 42 años, hace tiempo que trabaja como promotora de salud en West Point, uno de los barrios de Monrovia más afectados por el ébola. Es allí dónde ha criado a sus cinco hijos. Su papel, como el de los cientos de promotores y promotoras de salud que recorren la ciudad, es fundamental.

Agnes visita a 20 familias por día, casa por casa, explicando qué es el ébola y cómo protegerse del contagio. Hay mucho desconocimiento sobre la enfermedad, lo que genera confusión y desconfianza.

Muchos continúan escondiendo a los enfermos en las casas, por miedo a que si se los llevan jamás regresen del centro de atención sanitaria.

Agnes se esfuerza en transmitir la necesidad de acudir al hospital cuando se tengan los primeros síntomas (fiebre, dolor de garganta, vómitos, diarrea) y diferenciarlos de otras enfermedades, como la malaria o el cólera.

Y es que la prevención y la información son claves para reducir la propagación. Los barrios más afectados no tienen acceso a radio o televisión y es por eso que el trabajo casa por casa cobra vital importancia. Es necesario establecer relaciones de confianza y seguridad con las comunidades afectadas, involucrándolas de forma activa en el trabajo de prevención.  Hay que tener en cuenta todos los actos cotidianos: lavarse las manos con jabón, no consumir carne de perro o mono o cocinar con agua limpia. Las instrucciones de Agnes son bien recibidas y la población es muy receptiva.

Aún así, queda un gran trabajo por delante para luchar contra los prejuicios y romper el estigma que pesa sobre las personas afectadas. El mensaje de Agnes es claro: juntos podemos luchar contra el ébola.

"Tenemos que expulsar el ébola de Liberia"

Nelson, promotor de salud en Monrovia. Imagen: Pablo Tosco / Oxfam IntermónNelson Wesse, 21 años, trabajaba cambiando dinero en la calle. Cuando vio cómo estaba afectando el virus del ébola al barrio de West Point, en el que vive,  decidió involucrarse voluntariamente como promotor de salud para frenar la propagación del ébola. La enfermedad le ha tocado de cerca y dos amigos suyos han fallecido. Para Nelson la lucha contra el virus es una lucha con dignidad. “Que seamos pobres no significa que debamos doblegarnos a esto, está en nuestras manos luchar”.

Nelson cree que la población no puede esperar a que sea el gobierno o las organizaciones las únicas que luchen contra el avance del ébola. Pero también cree que hacen falta más manos y que solos no pueden hacer frente a esta crisis.

 

EVITAR EL CONTAGIO
SALVA VIDAS.
Haz un donativo. Tu puedes cambiar vidas