info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

Alimentos con poder. Cultivar la tierra. Cambiar el futuro

Paraguay: el país más pobre de Sudamérica

En Paraguay, el país más pobre de Sudamérica, las empresas multinacionales y los grandes terratenientes, acaparan el 85% de la tierra cultivable para plantar soja y otros productos para exportación. El país exporta tanta soja como para alimentar a 50 millones de personas. Mientras, 1.300.000 paraguayos pasan hambre.

Estamos en Paraguay desde el año 1991. Desde el año 2012 en Oxfam Intermón impulsamos acciones por el derecho a la alimentación y organizamos mercados locales de productos ecológicos, jornadas de formación para mujeres y acciones para defender los derechos de la población campesina.

Hay muchas familias que están haciendo grandes esfuerzos para dar de comer a sus hijos y no siempre lo consiguen. Si puedes, colabora para que más personas puedan salir adelante.

Con una aportación de...

228€ 91€ 32€

3 familias recibirán una manguera de 30 metros para regar sus cultivos

Compraremos 1 expositor para proteger los alimentos cocinados para vender en la feria

-

Entregaremos fertilizante orgánico para los cultivos anuales de 2 familias

- -

Haz un donativo ahora Incrementa tu cuota Hazte socio/a

Testimonio: Mercedes Prieto

"Gracias a la feria, mi familia pudo salir de la pobreza"

Mercedes. Ferianta en Paraguay"Los pequeños agricultores de Paraguay no lo tenemos nada fácil", explica Mercedes, una de las mujeres que participa en el mercado de Concepción. Las empresas multinacionales y los grandes terratenientes ya acaparan el 85% de la tierra cultivable. Exportan toneladas y toneladas de soja, tanta como para alimentar a 50 millones de personas. Mientras, uno de cada cuatro paraguayos pasa hambre. Mi marido y yo tratábamos de resistir cultivando sésamo o algodón. Nos matábamos a trabajar, pero teníamos que vender la cosecha a intermediarios que pagaban siempre precios muy bajos. Lo que sacábamos alcanzaba para poco más que pagar deudas y tarde o temprano nos veíamos obligados a pedir prestado otra vez para comprar comida, ropa o medicamentos. Era un no vivir.

Ahora las cosas han cambiado: "Desde que trabajo en el mercado local nuestra economía familiar mejoró mucho." "Las extensiones de monocultivo se han convertido en parcelas repletas de variedad donde, además del sésamo, cosechamos frijoles, tomates, maíz, mandioca y demás alimentos de consumo familiar", explica Mercedes.

Gracias al proyecto de creación de mercados locales ya son 109 mujeres y 89 hombres las personas beneficiadas en Concepción, y 765 personas se benefician de forma indirecta. Las personas implicadas en este proyecto, plantan para su propio consumo y llevan los alimentos que sobran al mercado local. Con la venta en el mercado, consiguen ingresos que se invierten en educación, bienes de necesidad diaria o reinvierten en su propio negocio. Atrás han quedado las deudas y la dependencia de unos intermediarios que se llevaban la mayor parte del beneficio. 

Haz que más mujeres puedan cambiar su vida y la de sus familias

Haz un donativo ahora Incrementa tu cuota Hazte socio/a

Testimonio: Perla María Rodríguez

"Ahora puedo pagar la educación de mis hijos. Nuestras vidas están cambiando"

Perla. Ferianta en ParaguayPerla vive en Concepción. Hace unos años, trabajaba en casa y cuidaba una huerta en la que plantaba sésamo y algodón, dos productos que vendía a intermediarios y que apenas le daban para pagar sus deudas.

Actualmente es productora y comerciante, trabaja de manera organizada con otras agricultoras y agricultores de la zona y vende los productos de su huerta en un mercado semanal a la vez que ejerce un cargo directivo en la Organización Campesina Regional de Concepción (OCRC). También ha vuelto a estudiar en la universidad. En un país tan desigual como Paraguay, conseguir todo esto es dar un salto de gigante.

"Ya no nos falta nada, tenemos mucho para comer, hemos podido mejorar nuestras casas, comprar utensilios de cocina, una trilladora y otras cosas”. Para Perla, igual que para las más de 100 mujeres de Concepción que venden su producción agrícola en los mercados locales, el aumento de sus ingresos ha abierto de par en par posibilidades que antes eran inimaginables.

Lo que empezó siendo un proyecto para vender productos frescos en los mercados locales se ha convertido en un sistema de trabajo sostenible. Dentro del proyecto también se dan formaciones para mujeres, tanto sobre técnicas agrícolas como sobre sus derechos. Se ha conseguido mejorar la salud de la familia y los consumidores evitando el uso de productos químicos. Además el proyecto ha tenido un efecto muy positivo sobre mujeres que, en general, apenas salían del entorno doméstico. 

Haz que más familias paraguayas puedan alimentarse mejor

Haz un donativo ahora Incrementa tu cuota Hazte socio/a

Galería de imágenes

(c) Pablo Tosco / Oxfam
Feria de productos agrícolas en San Pedro
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
Celina Villalba conduciendo su carro hacia la feria de productos agrícolas
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
Cada miércoles venden sus productos en la feria
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
Victoria Romero, secretaria de la AAO (Asociación de Agricultores Oñondivepá) y presidenta del comité de mujeres
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
Victoria Romero también participa en la feria de productos agrícolas
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
Élida Espínola, recogiendo agua, vive cecida por la AAO (Asociación de Agricultores Oñondivepá)
(c) Pablo Tosco / Oxfam