info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

16/08/2017

Oxfam Intermón advierte que el cólera obliga los yemeníes a tomar decisiones de vida o muerte

Oxfam (Oxfam Intermón en España) ha advertido hoy que los yemeníes, ya en el punto de inflexión tras más de dos años de guerra, se ven obligados ahora a elegir entre tratar el cólera o poder comer, según un nuevo informe publicado hoy titulado “Cólera en Yemen: una crisis catastrófica”.

Oxfam ha hablado con familias que tienen que vender sus pertenencias y endeudarse para comprar alimentos y poder pagar el tratamiento del cólera. Buscar tratamiento médico es a menudo el último recurso y muchos sólo lo hacen cuando ya es demasiado tarde. Millones de personas están luchando para comprar comida y los que se ven afectados por el cólera sólo pueden pagar los costos de transporte, medicamentos y la atención médica reduciendo aún más la cantidad de alimentos que compran.

Shane Stevenson, Director de Oxfam en Yemen, dijo: "Cada día que pasa trae más sufrimiento a la vida insoportable del pueblo yemení. El mundo les está fallando vergonzosamente. Miles de personas se enfrentan a una vida dura o mueren cada día. ¿Qué más necesita que ocurra para que la comunidad internacional responda adecuadamente?"

Desde marzo de 2015, la guerra ha devastado al país, matando a más de 5.000 civiles, empujando a siete millones hacia el hambre y dejando a casi medio millón de niños desnutridos. El conflicto ha llevado al peor brote de cólera registrado en el mundo en un solo año, con medio millón de casos sospechosos desde abril. Casi 2.000 personas han muerto de cólera, que ha afectado prácticamente a todas las gobernaciones de Yemen.

Mientras que el número de nuevos casos se ha desacelerado ligeramente, la enfermedad todavía se está extendiendo y amenazando a miles de personas que no tienen agua potable o atención médica y la actual temporada de lluvias es probable que agrave la propagación del cólera. Además, hay un alto riesgo de que se produzcan otras enfermedades, como muestra un reciente aumento en los casos de meningitis.

Varios factores, resultantes directamente de los efectos de la guerra, impulsaron la propagación del cólera. En particular, el prolongado período de hambre y malnutrición ha hecho que las personas sean vulnerables a las enfermedades. Las gobernaciones de Hajjah y Al-Hudaydah, que se encuentran entre las cuatro peores regiones en términos de inseguridad alimentaria, también se encuentran entre las tres con el mayor número de casos sospechosos de cólera.

Los salarios en el sector público no se han pagado durante casi un año y la capacidad de las personas para ganarse la vida se ha derrumbado a medida que la economía ha diezmado.

El informe de Oxfam publicado hoy incluye historias personales de aquellos que luchan por sobrevivir a la crisis del cólera. Mohammad Ahmed, un agricultor de 33 años que fue desplazado por el conflicto de Sa'adah, dice que tiene que llevar a su madre al hospital cada tres meses, ya que sufre de una afección cardíaca. Tuvo que vender joyas de su esposa y su Jambia (una popular daga y cinturón yemení) y la gente le dio dinero por generosidad. Ahora no tiene dinero para la próxima visita de su madre y no tiene ni idea de dónde lo conseguirá, ya que ya vendió todo lo que posee. Otra familia tuvo que sacar unos 15.000 riyales yemeníes, una fortuna para muchas familias, para viajar al centro de tratamiento de cólera más cercano.

Hasta 30.000 trabajadores de la salud no han sido pagados o pagados sólo parcialmente. El conflicto ha devastado el sector de la salud, con sólo el 45 por ciento de las instalaciones plenamente funcionales, lo que debilitó claramente la capacidad de responder adecuadamente al brote de cólera.

Stevenson ha dicho: "Es ahora o nunca. Hay que volver a traer a las partes a la mesa de negociaciones y financiar totalmente la respuesta humanitaria. Esperar más tiempo conducirá a más muerte y devastación de la que el mundo será vergonzosamente cómplice".

Oxfam está pidiendo a todas las partes en el conflicto, y a quienes lo respaldan, que se comprometan a un inmediato cese al fuego y al cese de las hostilidades para poner fin al derramamiento de sangre y facilitar la asistencia humanitaria. La comunidad internacional también debe asegurarse de que el Plan de Respuesta Humanitaria del Yemen de 2017 esté totalmente financiado y de que la crisis del cólera y la seguridad alimentaria se traten de manera coherente y urgente con fondos suficientes.

 

Nota para editores: