info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

30/03/2015

Tercera conferencia de Kuwait

Los países donantes deben asumir nuevos compromisos ante la crisis en Siria

Durante el primer trimestre de 2015,  los llamamientos humanitarios de Naciones Unidas y la Cruz Roja para Siria y sus países vecinos tan solo han recaudado un 9,8% de los fondos solicitados.

España ha contribuido con menos del 50% de su cuota justa tanto en 2014 como en 2015. El número de refugiados sirios aceptados por el gobierno no alcanza ni el 4% de lo que le correspondería.

Alemania, Noruega, Canadá, Suecia y Suiza lideraron la provisión tanto de ayuda como de reasentamientos en 2014.

Abu Ali y Um Ali huyeron de Siria en 2012. Ahora viven con su familia en un asentamiento de tiendas de campaña en Bekaa, Líbano. Foto: Yasmine Chawaf / Oxfam

El número de personas que precisa de ayuda humanitaria en Siria y los países vecinos continúa aumentando de forma vertiginosa. Sin embargo, la financiación no sigue el mismo ritmo. Los países ricos que se reúnen este martes en Kuwait para asumir nuevos compromisos de ayuda tienen la oportunidad de darle la vuelta a la situación pero, para ello, deben aportar mucha más financiación que el pasado año. La organización internacional Oxfam (Oxfam Intermón en España) advierte de que, de no hacerlo, esto tendría un efecto devastador en los millones de personas en situación de vulnerabilidad, tanto en Siria como en los países vecinos.

Diversos actores humanitarios han estimado que la financiación necesaria  en 2015 para ayudar a los 18 millones de personas en Siria y los países vecinos que precisan de ayuda asciende a 8.700 millones de dólares. Esto equivale a poco más de un dólar por persona al día.

Teniendo en cuenta el tamaño de las economías de los países ricos, Oxfam ha estimado cuál debería ser el porcentaje equitativo de fondos que cada Estado debería aportar para alcanzar esta cifra. Hasta el momento, para 2015, tan solo el Reino Unido se ha comprometido de forma previa a la conferencia de donantes a proporcionar los fondos que equitativamente le corresponderían. En total, los llamamientos tan solo han recibido un 9,8% de los fondos solicitados.

Los compromisos realizados durante la conferencia de donantes del pasado año fueron insuficientes dada la magnitud de las necesidades. En 2014, los actores humanitarios solicitaron un total de 7.700 millones de dólares para socorrer a la población civil, pero a finales de año solo se había recaudado el 62,5% de los fondos requeridos.

"Tras cuatro años de crisis, los llamamientos humanitarios se han reducido al mínimo indispensable. Sin la financiación necesaria, más personas se verán obligadas a recurrir a estrategias de supervivencia desesperadas, como el trabajo infantil o los matrimonios a edad temprana", señala Paula San Pedro, responsable de Incidencia Política en Acción Humanitaria de Oxfam Intermón.

Oxfam ha calculado que, en 2014, casi la mitad de los principales donantes mundiales no proporcionó los fondos que les correspondían de forma justa en función del tamaño de sus economías, entre ellos Rusia (7%), Australia (28%) y Japón (29%). Entre los Gobiernos que sí proporcionaron los fondos que les correspondían, o incluso más, se incluyen Kuwait (1.107%), Emiratos Árabes Unidos (391%), Noruega (254%), Reino Unido (166%), Alemania (111%) y Estados Unidos (97%).

En los últimos meses, las agencias de Naciones Unidas se han visto obligadas a reducir de forma significativa la ayuda, lo que ha empeorado la situación de las personas afectadas por la crisis. A su vez, los países vecinos han reducido el acceso a través de sus fronteras, dejando a muchas personas atrapadas en el interior de Siria.

"Durante el primer trimestre de 2015, la llegada de financiación ha sido terriblemente lenta. Por el momento, este año los llamamientos de Naciones Unidas y la Cruz Roja precisan aún del 90,2% de la financiación solicitada. Los donantes que se reúnen en Kuwait deben hacerlo mejor que el año pasado, tanto a título individual como colectivo, si no quieren defraudar a millones de personas en situación de desesperada necesidad", afirma San Pedro.

Además de proporcionar todos los fondos necesarios para responder a esta crisis humanitaria, los Gobiernos que se reúnen en Kuwait deben buscar formas alternativas para abordarla. Oxfam vuelve a hacer un llamamiento a los países ricos para que, de aquí a finales de 2015, acojan a un 5% de la población refugiada en situación de mayor vulnerabilidad mediante el reasentamiento u otras formas de admisión por motivos humanitarios. Actualmente, los compromisos para reasentar a la población refugiada benefician tan solo a un 2% de los 3,9 millones de refugiados en situación de vulnerabilidad, y cuentan con un calendario poco claro.

"El análisis de Oxfam muestra que muchos países europeos no están proporcionando ayuda suficiente. Algunos países se han comprometido a llevar a cabo menos del 10% de los reasentamientos o admisiones por motivos humanitarios que les corresponderían, entre ellos Reino Unido, Italia, España, Polonia y Portugal. Cada día que pasa es un recordatorio de que millones de refugiados en situación desesperada están dispuestos a arriesgar sus vidas en peligrosos viajes a través del Mediterráneo. Europa no puede darles la espalda", añade.

“España ha contribuido con menos del 50% de su cuota justa tanto en 2014 como en 2015. El número de refugiados sirios aceptados por el gobierno no alcanza ni el 4% de lo que le correspondería”, ha declarado.

Algunos países como Alemania, Noruega, Canadá, Suecia y Suiza lideran la provisión de ayuda, habiéndose comprometido a aportar los fondos y realizar los reasentamientos que les corresponderían, e incluso más. Australia se ha comprometido a llevar a cabo el número de reasentamientos que equitativamente le correspondería, pero no a proporcionar toda la ayuda correspondiente.

Más allá de la ayuda y del reasentamiento de la población refugiada, los Gobiernos presentes en Kuwait deben usar su influencia para acabar con esta crisis y con las terribles violaciones de los derechos humanos que sufre la población civil en Siria. Deben unirse y hacer un llamamiento para conseguir un renovado proceso político conforme al comunicado de Ginebra de 2012. Asimismo, todos los Gobiernos deben detener las transferencias de armas y municiones a Siria, que continúan alimentando el conflicto.

 

Notas para los editores

  • Ejemplos del Líbano y Jordania que muestran los efectos que una provisión insuficiente de ayuda tiene sobre la población refugiada, disponibles (a petición)
  • Oxfam ha desarrollado dos indicadores clave para ayudar a estimar el nivel de compromiso que cada uno de los países ricos debería asumir para contribuir de forma equitativa al alivio del sufrimiento de las personas afectadas por la crisis en Siria:
  1. El nivel de financiación que cada país aporta a la respuesta humanitaria, en función del tamaño de su economía (en base a los ingresos nacionales brutos);
  2.  El número de refugiados sirios en países vecinos a los que cada país se ha comprometido a acoger mediante el reasentamiento u otras formas de protección humanitaria, también en función del tamaño de su economía. Esta cifra no incluye a las personas que han solicitado y obtenido asilo, dado que los Estados tienen obligaciones concretas con respecto a las personas que llegan a sus respectivos territorios buscando asilo.