info@OxfamIntermon.org | 900.22.33.00

FAQS

“Son empresas que van a continuar funcionando, sin nuestro apoyo, sin créditos, sin subvenciones”

Mathie Kabore y Javier Jungwirth son los responsables de detectar y acompañar a pequeñas empresas a las que la iniciativa Empresas que cambian vidas pueda apoyar en Burkina Faso y Bolivia respectivamente. Estos son los aspectos que destacan de su trabajo: 

El objetivo 

Mathie Kabore Mathie Kabore responsable de ECV en Burkina Faso(MK): El objetivo es apoyar empresas para garantizar su viabilidad y su consolidación. Y eso quiere decir que sean rentables y que continúen funcionando más adelante sin nuestro apoyo, sin créditos  bancarios, sin subvención. En definitiva, que sean como cualquier empresa: puedan mantener su productividad, pagar salarios, obtener beneficios y gestionar su día a día

Javier Jungwirth (JJ): Es importante la sostenibilidad de las empresas pero también es clave su impacto social. Nos interesan empresas que puedan influir y ejercer de modelo en su entorno, que tengan política internas que, como por ejemplo, promocionen a las mujeres.  

 

 

La diferencia con otras iniciativas de cooperación 

 JJ: Creo que la diferencia la marca nuestra flexibilidad. Ante una iniciativa somos capaces de hacer cambios sobre la marcha y tomar decisiones participativas con los responsables de la empresa según la situación. Esta flexibilidad es mucho más difícil de encontrar en sistemas de financiación públicos o en la cooperación tradicional.

Y también es importante la implicaión de los donantes y asesores que nos ayudan a impulsar estas empresas. Conocen los objetivos y la estrategia de los diferentes proyectos y nos transfieren sus conocimientos a nosotros y a los responsables de las empresas. 

La apuesta por el empoderamiento de las mujeres

Javier Jungwirth responsable de ECV en Bolivia

MK: Entre nuestros objetivos está también la transformación de las mujeres para que puedan expresarse, desarrollarse y participar en las empresas y en la vida de la comunidad. En estos momentos, y en especial en África, nos enfrentamos a un doble reto cuando queremos hacer realidad este propósito: el alto grado de analfabetismo entre las mujeres menoscaba su capacidad para tomar decisiones, constituir empresas y dificulta su capacidad para acceder al crédito y gestionarlo. 

JJ: Sin embargo, estamos facilitando el acceso al crédito. Acompañamos y facilitamos a las mujeres empresarias encuentros con bancos y estamos con ellas en las fases de negociación. Y aportamos evidencias de que sus negocios son sostenibles y rentables. Hay que mostrar a los gobiernos que el sector privado bancario está siendo excluyente con las mujeres y, por tanto, es imprescindible evidenciar que sus negocios son rentables.