info@OxfamIntermon.org | 900.22.33.00

FAQS

AVANZADORAS
Avanza con ellas.
Transforma el mundo.

Eva Pineda de Nicaragua: Sensibiliza a hombres y mujeres para vencer la desigualdad

Eva Pineda, responsable y formadora del programa de género de Aldea Global. (c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

En la Nicaragua rural no es lo mismo ser hombre que mujer. Eva Pineda conoce muy bien la situación de desigualdad en la que viven las mujeres campesinas de este país. En la casa donde se crió, los roles estaban bien diferenciados, como hoy también lo están en la mayoría de los hogares campesinos nicaragüenses: el hombre es considerado el cabeza de familia, el dueño de la casa, el propietario de la tierra, el que gestiona el dinero, mientras la mujer solo es considerada dueña del trabajo doméstico y el cuidado de hijos e hijas. A los niños les regalan bicicletas, pelotas o bates de béisbol, para que salgan afuera, a las niñas les ofrecen muñecas, escobas o cocinitas, para que se queden en casa.

Esta es la realidad que Eva lucha por cambiar. Desde hace años trabaja para avivar las consciencias de mujeres, y también de hombres, para conseguir equilibrar la balanza de género y llegar a una situación más justa, en la que ellas sean escuchadas y participen en la toma de decisiones en el hogar. Junto con Aldea Global, la cooperativa agrícola en la que colabora, organiza charlas y talleres de reflexión que ayudan a las mujeres a avanzar en su proceso de autoafirmación y a dejar de pensar que todo el trabajo que hacen es natural.

A Eva le llena de satisfacción cada vez que una mujer llama a su puerta para sumarse a los talleres. Para ella es clave llevar a cabo este proceso de empoderamiento y ayudar a las mujeres a que puedan implicarse cada vez más en la economía familiar. Como bien dice: "una manera de combatir la pobreza es que tanto el hombre como la mujer participen en la toma de decisiones, que los dos puedan ser dueños de algo".

Su causa
Las jornadas de trabajo de las mujeres nicaragüenses son más largas que las de los hombres, sin embargo, no son remuneradas ni reconocidas. En la temporada de recolección del café, apenas duermen cuatro horas al día. Son las que aseguran la logística para que el hombre siembre y cultive, deben encargarse de las comidas de los jornaleros, del huerto, de la casa, de los niños… Y cuando se les pregunta si trabajan, responden que no, que es el marido el que trabaja en el campo.

Hace un par de años Aldea Global lanzó junto con Oxfam Intermón el café Tierra Madre, un proyecto que quiere reconocer el trabajo que realizan las mujeres en la producción del café y que ellas también puedan beneficiarse de su venta. Parte de los beneficios se reinvierten en un fondo común de la cooperativa para ayudar a las mujeres a poner la tierra a su nombre o al suyo y el de su marido (copropiedad). Para Eva, y para las mujeres de la Nicaragua rural, este proyecto representa una oportunidad para que puedan ser propietarias de sus vidas y contribuir a combatir la pobreza de su país.

Necesitamos tu compromiso. Súmate a Avanzadoras

Galería de imágenes

El café Tierra Madre, de aroma arábica, está cultivado por mujeres propietarias de su tierra que forman parte de la cooperativa Aldea Global, de Nicaragua. Al exigir que las mujeres tengan el título de propiedad de sus parcelas, promovemos cambios de titularidad de las tierras, que normalmente están a nombre de hombres.

(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
Luz Evelia Godines, en su parcela vivero de café, pertenece a la comunidad de La Chiripa.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
Lourdes Altamirano, alimentando a sus gallinas y cerdo, es productora de café de la comunidad de Jigüiña
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
María Marisa Castro, en su parcela de café, pertenece a la comunidad de La Laguna
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
Marta Herrera, productora de café de la comunidad de Palo Blanco, en su parcela de frijoles.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
Victoria García Aldilla, productora de café de la comunidad de La Chiripa, realizando tareas de limpieza en su parcela de café.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Video