info@OxfamIntermon.org | 900.22.33.00

FAQS

AVANZADORAS
Avanza con ellas.
Transforma el mundo.

Patricia Gómez: “Los turistas no ven la realidad de República Dominicana”

(c) Pablo Tosco/Oxfam Intermón

Patricia Gómez trabaja a favor de una vivienda digna desde la organización Ciudad Alternativa

(c) Pablo Tosco/Oxfam Intermón

“Soy Patricia Gómez. Soy trabajadora social en la zona del gran Santo Domingo (República Dominicana) y colaboro  con organizaciones de los barrios marginados,  sobre todo en el tema de acompañamiento desde Ciudad Alternativa.”  Así se define a sí misma esta mujer de 44 años, para quien su país, República Dominicana, tiene dos caras. Como explica “es muy bonita la imagen que se proyecta del país a fuera, pero quisiéramos que  todos  pudiéramos disfrutar de lo mismo que los y las turistas cuando vienen al país. Solamente ven la parte que está acondicionada para ellos. No se visitan las zonas bajas, las zonas de pobreza. Podemos ver,  a pocos metros de distancia,  entre la zona más colonial y la zona más baja, el contraste enorme que hay en infraestructuras de alto calibre, de alta inversión y lujosas,  con las  viviendas de techo de zinc y material desechable”. 

Para luchar contra esta desigualdad existen entidades como Ciudad Alternativa,  que se dedica a asesorar técnicamente a las organizaciones y colabora en programas específicos de políticas públicas locales, como por ejemplo en el tema de la  vivienda. “Ahora,  con la descentralización de los municipios, los servicios llegan con mayor facilidad, están más descentralizados y hay mayor acceso”,  explica Patricia,  pero añade que “aún así,  la demanda es muy grande, los Gobiernos locales no la pueden suplir en su totalidad y se requieren de coordinaciones interinstitucionales entre el Gobierno central y el Gobierno local para poder ir de mejorando, de  manera estratégica, las condiciones de vida de la población local”.  

Por eso, Patricia considera que no hay que bajar la guardia porque “no hay una distribución equitativa de la inversión para poder nivelar, por lo menos, las condiciones de vida de la población. Lo que hay es una distribución desigual  que se mantiene”.

Y es que, pese a que el Gobierno quiere transmitir al exterior una imagen de “un país excelente, con niveles macroeconómicos satisfactorios o en crecimiento, en la población de los barrios sigue repercutiendo la baja calidad de los servicios. A esto hay que ponerle coherencia”, afirma tajante.

Pero Patricia es optimista porque, como reconoce, “aquí, en este país, se ha perdido mucho el miedo. La gente protesta, pide, exige, reclama. Lo que no hay es la respuesta adecuada a esos reclamos. Pero si la gente para protestar…”  Y está especialmente satisfecha del papel desempeñado por las mujeres que han estado siempre muy marginadas social y económicamente y que hasta hace muy poco “no han podido tener una  participación real  que  ha costado mucho conseguir”

Cuando le preguntan que cambiaría,  si estuviera en sus manos hacerlo, lo tiene muy claro:  “las condiciones en las que la gente convive,  las condiciones de asentamiento precario, la pobreza extrema. Allí me enfocaría yo, en mejorar las condiciones. Lo demás, tener un lujoso palacio  municipal o nacional o infraestructuras de corte turístico…. eso lo dejaría a largo plazo, pero la calidad de vida de las personas sería lo primero.” 

"Aquí se ha perdido mucho el miedo. La gente protesta, pide, exige, reclama. Lo que no hay es la respuesta adecuada a esos reclamos.” 
"Ahora, con la descentralización de los municipios, los servicios llegan con mayor facilidad y hay mayor acceso. Pero, aún así,  la demanda es muy grande, los gobiernos locales no la pueden suplir en su totalidad”
LA CIFRA

En 2016, la Oficina Nacional de Estadística publicó un informe que indica que el déficit de vivienda en el país supera los 2 millones. 

Necesitamos tu compromiso. Súmate a Avanzadoras