info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

18/03/2015

Oxfam considera un ‘lavado de cara’ el paquete de transparencia fiscal propuesto hoy por la Comisión Europea

Las consecuencias de esta opacidad son devastadoras para las arcas de los Estados, que ven cómo el beneficio declarados por las grandes corporaciones no se corresponden con los impuestos que pagan en los países donde operan, donde generan valor.

La propuesta de transparencia fiscal puesta sobre la mesa hoy por la Comisión Europea y que los  países miembros deberán aprobar en los próximos meses, es claramente insuficiente  y no servirá para frenar la evasión y elusión fiscal de grandes empresas ni evitar escándalos como el reciente LuxLeaks.

 “Es un paso importante que la Comisión Europea reconozca la lucha contra la evasión y la elusión fiscal como una prioridad, pero el texto presentado hoy es preocupante por su falta de ambición. La Comisión utiliza un lenguaje contundente al reconocer que las grandes empresas deben ‘pagar su parte justa’ y usa términos como ‘competencia leal’, pero carece de acciones concretas que permitan llevar este control a la práctica”, afirma Susana Ruíz, responsable de Justicia Fiscal de Oxfam Intermón.

“Los cambios normativos que se están produciendo son el resultado de los escándalos mediáticos y la presión de la sociedad civil. Por ello es llamativo que este paquete presentado hoy por la CE cierre las puertas a la información a la ciudadanía. La propuesta no permitirá conocer dónde ganan dinero y dónde pagan sus impuestos las grandes empresas, ni hacia dónde desvían sus beneficios para conseguir pagar la menor cantidad de impuestos”, añade Ruíz.

Las consecuencias de esta opacidad son devastadoras para las arcas de los Estados, que ven cómo el beneficio declarados por las grandes corporaciones no se corresponden con los  impuestos que pagan en los países donde operan, donde generan valor.

Sólo en España se calcula que el fraude fiscal es de más de 59.000 millones de euros anuales (el 72% de los cuales corresponde a grandes empresas y grandes fortunas), cantidad superior al todo el presupuesto de sanidad de nuestro país. Mientras tanto la inversión de empresas españolas hacia paraísos fiscales se incrementó en un 205% en el último año y las empresas del IBEX35 aumentaron en un 44% el número de filiales en esos territorios entre 2012 y 2013.

La propia Comisión Europea estima que el fraude fiscal cuesta cada año a la UE 1 billón de euros (equivalente al PIB de España), cifra con la que se podría más que duplicar el gasto per cápita en salud para los europeos

“En estos momentos la ciudadanía europea no puede tolerar una falta de ambición y concreción sobre un tema vital que tiene consecuencias directas sobre las políticas públicas y su bienestar. El plan de acción que se presente en verano tiene que ser definitivo para cerrar los agujeros que hoy permiten la elusión y evasión fiscal de las grandes corporaciones”, concluye Ruíz.