info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

Precio de los alimentos

A pesar de décadas de progreso, una de cada ocho personas del planeta sufre hambre y desnutrición y en los países en desarrollo, las personas más vulnerables dedican hasta el 80% de sus ingresos a la alimentación.

(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Puesto de venta de maíz, sorgo y cacahuetes en el mercado de Kaya (Burkina Faso). La sequía y el aumento de los precios de los alimentos sitúa, a las personas que habitan el Sahel burkinabes, en riesgo de inseguridad alimentaria.

(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

El incremento y la volatilidad de los precios de los alimentos, sobre todo desde la crisis financiera de 2008, tiene impactos dramáticos para la vida de millones de personas que viven en situación de pobreza y vulnerabilidad.

Las causas del aumento de los precios de los alimentos son múltiples: el precio del petróleo, las políticas de subsidios y mandatos para la producción y consumo de biocombustibles, un comercio disfuncional, las bajas reservas mundiales, la especulación en los mercados de futuros y derivados de materia prima agrícola. También las consecuencias del cambio climático, la pérdida de cosechas, las sequías e inundaciones, sumadas a una mala gestión y anticipación por gobiernos y donantes han llevado a situaciones extremas, como en el Cuerno de África o, en menor medida, en el Sahel.

Las repercusiones a escala mundial y más especialmente para las personas con menos recursos, que dedican hasta 80% de sus ingresos a la alimentación, son gravísimas.
 
La prioridad máxima de los gobiernos debe ser abordar el hambre y reducir la vulnerabilidad –creando empleo e invirtiendo en adaptación al clima, reducción del riesgo de desastres y protección social. La gobernanza internacional –del comercio, de la ayuda alimentaria, de los mercados financieros y de la financiación del clima- debe transformarse para reducir el riesgo de impactos futuros y responder de forma más eficaz cuando éstos ocurran.