info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

Sembrando esperanzas, cosechando vida

Las familias campesinas de la sierra peruana producen el 60% de los alimentos consumidos en el país. Sin embargo, la mayoría vive en la extrema pobreza, sin apoyo del Gobierno e indefensos ante los cambios del clima.

(c) Percy Ramírez / Oxfam Intermón

Lourdes Puma Guillem trabajando su parcela, es campesina de la comunidad de Acopia, Cusco. Gestiona un biohuerto y se dedica a la crianza de cobayas

(c) Percy Ramírez / Oxfam Intermón

En la zona alto andina, la pobreza alcanza al 81,2% de la población, índice muy superior al resto del país. A casi 4.000 metros de altura y con muy poca agua, las familias campesinas sólo pueden cultivar patatas y poca cosa más, lo que provoca que el 36% de los niños sufra desnutrición.

Esta situación se está viendo afectada además por el cambio climático, que provoca la disminución de las fuentes de agua y la alteración de las lluvias. Este fenómeno pone en riesgo la seguridad alimentaria de estas familias, ya que dependen de la lluvia para cultivar.

Por eso, estamos promoviendo la contrucción de estanques donde almacenar el agua de la lluvia y la implementación del riego por aspersión. También desarrollamos técnicas para evitar la erosión del suelo, así como la creación de andenes y zanjas de infiltración de agua.

Esto les ha permitido diversificar  y aumentar la producción. Ahora, además de cultivar patatas, introducen otras variedades de verduras y hortalizas. Desde Oxfam Intermón les apoyamos en el uso de semillas más resistentes al clima, les ofrecemos formación sobre prácticas agrícolas más respetuosas con el medio ambiente y asesoramiento para mejorar la crianza de cuyes (el equivalente a nuestros conejos), ovejas y vacas.

"Cultivo acelgas, apio, cebolla, espinaca, puerro… de todo para que no me falte y poder alimentar a mis hijos", nos cuenta Lourdes, orgullosa de su biohuerto.

"Ha mejorado la alimentación de mi familia. Estoy produciendo mejores verduras y pastos para criar mis cuyes y vacas. Saco una mejor leche porque tengo estos pastos. Antes no sembrábamos porque no teníamos riego", nos dice entusiasmada Matilde Torres, otra beneficiaria del programa.

Gracias al programa, 12.639 hombres y 8.723 mujeres están saliendo de la pobreza. Por eso, debemos seguir trabajando para que muchos más agricultores y agricultoras de los Andes peruanos puedan alimentar correctamente a sus hijos y tener una vida digna.

Colabora para que más familias peruanas sean autosuficientes:

Con un donativo de 78 €,  seis familias recibirán el apoyo de un veterinario, durante tres meses, para la cría de cuyes.

Haz un donativo ahora

 

Con 12 € al mes, tres familias tendrán acceso a las semillas necesarias para poner en marcha un huerto ecológico de una hectárea, que les permitirá producir cebollas, zanahorias, lechugas, espinacas y coles.

Hazte socio/a ahora