CORONAVIRUS: EVITAR CONTAGIOS SALVA VIDAS. DONA AHORA

Cosmética justa: mujeres y aceite de argán

Los productos de cosmética de la marca SENZIA que comercializa Oxfam Intermón contienen ingredientes producidos bajo los criterios de comercio justo.

 

 

Así, el aceite de argán que se encuentra en algunas cremas faciales y corporales que vendemos se obtiene del grupo de cooperativas GIE Targanine, en la que trabajan 238 mujeres. Este grupo de cooperativas ha desarrollado un proceso óptimo de extracción del aceite y contribuye a la conservación del árbol de argán.

41239scr

“Nuestro proyecto es un proyecto 100% femenino, nosotras hemos conseguido romper el mito que las mujeres no tienen los medios para salir adelante.”

Amina Ait Taleb, productora y presidenta del grupo Taytamatine (GIE Targanine)

GIE Targanine tiene un doble objetivo: apoyar a las mujeres rurales en su desarrollo económico y social, y preservar el árbol de argán, el cual crece solo en Marruecos y es la última cortina verde contra la desertificación.

 

GIE Targanine brinda apoyo en gestión, comercialización y exportación de sus productos a las 6 cooperativas que lo conforman:

 

  • Cooperativa TAGMATE: 60 mujeres miembro
  • Cooperativa TAMAINOUTE: 25 mujeres miembro.
  • Cooperativa TOUDART COGAN: 38 mujeres miembro.
  • Cooperativa TAYTAMATINE: 40 mujeres miembro.
  • Cooperativa TARGANTE: 35 mujeres miembro.
  • Cooperativa AJDIGUE NTARGANINE: 40 mujeres miembro.

Para obtener un litro de aceite de argán se necesitan:

0

kilos de materia prima

0

días

Impactos de la Cooperativa GIE Targanine

Al elegir trabajar solo con mujeres, Targanine pretende el acceso a ingresos a mujeres que hasta el momento no habían tenido ninguna oportunidad. Este proyecto a largo plazo les permite ganar dinero, y de este modo, pueden pagar la educación de sus hijos, mejorar sus hogares y, sobre todo, obtener un reconocimiento de su estatus dentro de su familia, o incluso de la comunidad.

 

Muchas de ellas hasta el momento no tenían permiso para salir de sus casas, pero poco a poco han ido entrando en las cooperativas. Ahora ellas generan los ingresos y por tanto pueden decidir en qué se invierte el dinero.

 

En cuanto a las condiciones laborales, además del salario, tienen beneficios sociales (especialmente bonificaciones), a las productoras que son miembros de cooperativas se les paga dos veces más que otras mujeres que trituran nueces de argán en otras condiciones y en las mismas regiones. Tienen bonos de vacaciones y bonos excepcionales, tienen posibilidades de formarse en otras áreas (costura, repostería, alfabetización). Incluso, en algunas cooperativas, pueden llevar sus hijos a una guardería / jardín de infancia).

GIE Targanine organiza cursos de alfabetización para formar a las mujeres de las cooperativas. De este modo, ellas aprenden a leer y escribir, y así pueden trabajar de manera independiente sin tener de depender de otros adultos que hasta ahora tomaban decisiones por ellas.

 

La alfabetización, juntamente con la generación de ingresos, contribuye a que las mujeres puedan empoderarse y liderar las decisiones de sus vidas.

Gracias a la generación de ingresos que las mujeres obtienen y al cambio de mentalidad que se ha generado, ha aumentado la escolarización de niños y niñas en el área, no sólo de educación infantil, sino también en secundaria. Las generaciones actuales incluso están accediendo a la universidad.

 

Las mujeres de las cooperativas están trabajando para que las nuevas generaciones tengan una vida mejor en relación a las generaciones anteriores.

GIE Targanine organiza cursos de alfabetización para formar a las mujeres de las cooperativas.

La alfabetización y la generación de ingresos, contribuye a que las mujeres puedan empoderarse y liderar las decisiones de sus vidas.

[GIE_TAR31] - Coop Toudarte

 

“Nosotras empezamos siendo pequeñas, y hemos ido subiendo los escalones paso a paso, y ahora estamos en lo alto de la escalera. Al principio, para las mujeres es muy difícil salir de su casa. Nosotras empezamos solamente 15 mujeres, pero ese pequeño grupo tuvimos la confianza que haríamos bien las cosas, y trabajamos con orgullo. Nosotras ganamos el dinero para pagar los estudios a nuestros niños y niñas, y ahora mis hijos están en Agadir (ciudad) para encontrar un trabajo y ganarse la vida”.

 

Fatima Abaly, tesorera de la cooperativa Toudarte.

.

COMPRA EN TIENDAS
COMPRA ONLINE
Busca tu tienda más cercana
Provincia