CONOCER MÁS

¿DE QUÉ HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE DESIGUALDAD?

El 1% más rico del planeta posee tanta riqueza como el 99% restante. La desigualdad entre los más ricos y los más pobres sigue en aumento, y es ya uno de los principales desafíos de nuestro tiempo. Los niveles de desigualdad existentes socavan nuestros esfuerzos para erradicar la pobreza, erosionan la cohesión social y suponen una amenaza para la salud de las democracias.

 

Pero la creciente desigualdad en términos de riqueza es solo la punta del iceberg. Por debajo se esconde una compleja relación de desigualdades múltiples en términos de renta, de acceso a servicios sociales básicos, o a recursos productivos; desigualdades entre grupos étnicos, entre hombres y mujeres, o entre zonas geográficas. Estas desigualdades no son inevitables; pueden reducirse si se aplican las políticas públicas adecuadas y, especialmente, si corregimos los desequilibrios actuales en las relaciones de poder y modificamos las ideas y creencias injustas que las sustentan.

PARA COMBATIR LA DESIGUALDAD, PROPONEMOS 3 MEDIDAS CONCRETAS:

En Oxfam Intermón nos hemos propuesto influir para acabar con la pobreza, enfrentando la desigualdad extrema. Esto es así porque somos conscientes de que la erradicación de la pobreza no será posible si no logramos cambios que permitan crear sociedades más justas, donde todas las personas, independientemente de su origen e identidad, tengan las mismas oportunidades. No podremos lograr nuestros objetivos si continúan existiendo élites que disfrutan de privilegios mientras la mayoría de ciudadanos -y especialmente ciudadanas- sufren recortes en sus derechos fundamentales.

 

La desigualdad extrema es evitable, e incluso compatible con el crecimiento económico, si las reglas del juego que rigen nuestras relaciones y convivencia se fundamentasen en la equidad y la justicia social con los derechos de las mujeres en el centro. Así, para reducir las desigualdades se deben garantizar sistemas tributarios progresivos, un acceso universal a servicios de salud y educación de calidad, un acceso equitativo a recursos productivos como tierra, agua y capital, una distribución más justa de la renta, con especial atención a la retribución del trabajo, y que existan políticas de protección social que amparen a las personas en situación de vulnerabilidad y exclusión, mujeres en la mayoría de los casos.

¿QUIERES SABER LO QUE CONSEGUIMOS?

Consulta nuestro informe anual sobre Desigualdad, en el que puedes descubrir cómo tu colaboración contribuye a construir un futuro sin pobreza.

ÚLTIMOS INFORMES SOBRE DESIGUALDAD

Termómetro de Responsabilidad Fiscal

El Termómetro de Responsabilidad Fiscal es una herramienta que permite a las compañías internacionales valorar sus comportamientos y prácticas fiscales en los países en los que opera con el objetivo de reforzar su compromiso con la transparencia y la rendición de cuentas.

Documentos de análisis sobre causas y soluciones de la desigualdad en España

En el marco de la lucha contra la desigualdad, Oxfam Intermón ha desarrollado una herramienta de análisis estructural de las causas de la desigualdad desde un punto de vista multidimensional. El Inequality Framework ha dado como resultado una serie de documentos producto del análisis y el trabajo de personas expertas en la materia.

Hacia un país más equitativo en un mundo más desigual

España es un país altamente desigual. La crisis económica fue especialmente cruel con las familias de menor renta, y los frutos de cinco años de crecimiento económico posterior no han llegado a estos hogares. Mejorar en equidad repercutiría en mejoras en nuestra economía, aumentaría nuestra cohesión social y haría de nuestro país una sociedad más justa, en la que todos y todas podríamos disfrutar en igualdad de condiciones de derechos y oportunidades. Hacerlo es posible y es urgente, los partidos políticos deberían incluir, en sus programas electorales, la reducción la desigualdad como una prioridad política de primer nivel y añadir medidas ambiciosas en empleo, protección social y fiscalidad para distribuir ingresos y oportunidades vitales de forma equitativa entre aquellos que más tienen y los que no tienen nada.

Reparto desigual - Informe IBEX 35 2018

Las empresas son actores imprescindibles en el juego económico. Pero su actuación no debería contribuir a incrementar la desigualdad. En los últimos años, muchas grandes empresas están embarcadas en derivas cortoplacistas centradas en la rentabilidad inmediata. Todo ello para retribuir generosamente a inversores y altos cargos de las empresas. Por el camino relegan los sueldos del resto de trabajadores, propios o subcontratados, y descuidan su contribución fiscal. Se trata de un modelo empresarial cuya huella es un incremento de la desigualdad. Mientras, una parte del sector privado trata de buscar cauces para hacer compatible una rentabilidad razonable con la sostenibilidad y la equidad.

¿Bienestar público o beneficio privado?

La provisión universal de servicios públicos como la sanidad y la educación es indispensable para reducir la brecha tanto entre ricos y pobres como entre mujeres y hombres. Una tributación más justa de las rentas más altas puede contribuir a financiar estos servicios.