info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

Zimbabue

Habitantes 
15,6 millones
Esperanza de vida 
59,2 años
PIB 
1.588 $
Analfabetismo Hombres 
10,81%
Analfabetismo Mujeres 
11,72%
IDH 
0,516 – puesto 154
Pobreza 
21,4
Fuente 
Informe sobre Desarrollo Humano (PNUD), 2016; UNESCO, Instituto de Estadística 2015 (analfabetismo)

Tras años de agitación, la economía en Zimbabue comienza a estabilizarse con grandes desafíos marcados por falta de liquidez. Desde 2004, cuando su índice de Desarrollo Humano (IDH) fue el más bajo, se han hecho reformas sociales que han permitido notables crecimientos en el mismo. Sin embargo, su impacto en la población es desigual.

Actualmente es posible acceder a materias primas básicas y a algunos alimentos, pero sus elevados precios impiden que la población de las zonas rurales y pobres pueda permitirse comprarlos. El 68% de las familias en la zona rural luchan por sobrevivir con menos de 1,25 dólares por día.

Además, el país lleva 5 años seguidos de durísima sequía agravada por el fenómeno del Niño. Sequía seguida de lluvias torrenciales e inundaciones. El cambio climático está afectando a más del 70% de la población, agricultores de subsistencia. Los patrones meteorológicos se han convertido en impredecibles. Esta situación dificulta la producción agrícola o ganadera.

En Zimbabue 500.000 niños y niñas (de 0 a 17 años) son huérfanos a causa del SIDA, y alrededor del 15% de los adultos (de 15 a 49 años) viven con el VIH. Esto añade un enorme nivel de complejidad a los problemas que enfrenta la población.

Oxfam en Zimbabue

Trabajamos en Zimbabue desde 1988, para abordar las causas de la pobreza. Nos esforzamos para reducir la exclusión y ayudar a la población a reclamar sus derechos para que puedan tener una vida digna. Junto con otras organizaciones internacionales y otros actores de la sociedad creemos que podemos contribuir a lograr una sociedad civil más fuerte en el país.

Nuestro trabajo reconoce la importancia de la responsabilidad colectiva y forma parte de un proceso más amplio que apoya y fomenta el desarrollo del país y el empoderamiento de la ciudadanía. El enfoque es que puedan influir en las decisiones que afectan a sus vidas, sobre los recursos públicos de sus comunidades y los recursos naturales.

Para lograr romper el círculo de la pobreza, nos centramos en cuatro objetivos:

  • Asegurar alimentos. Ayudamos a las familias agricultoras, especialmente a mujeres y jóvenes vulnerables, a que logren tener la capacidad de alimentar a sus familias y afrontar riesgos como las consecuencias del cambio climático.
  • Garantizar agua. Trabajamos junto con organizaciones socias para responder a las crisis humanitarias ayudando a quien más lo necesita. Estamos ahí desde el primer momento, y el tiempo que sea necesario, para defender el derecho a la asistencia, reducir los riesgos a los que se enfrentan y mejorar su capacidad de recuperación después de que se haya producido la crisis.
  • Defender los derechos de las mujeres. Apoyamos a las mujeres para reclamar sus derechos de liderazgo y empoderamiento económico, así como sus derechos sexuales y reproductivos.
     
  • Reducir la desigualdad. Perseguimos la transparencia y la rendición de cuentas en el sector extractivo, básico en el país, para avanzar en una justicia económica y social.