info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

Emergencias. Salva vidas. Cada segundo cuenta

Casi 1 millón de personas afectadas por la crisis en Sahel, beneficiadas del apoyo Oxfam

La situación del Sahel en 2012 hizo saltar las alarmas de la comunidad internacional. Estaba muy reciente el recuerdo de la terrible hambruna que asoló en 2010-2011 el Cuerno de África, y era imprescindible impedir que se repitiese la historia. La respuesta de las agencias humanitarias internacionales contribuyó a evitar una catástrofe. Desde el inicio de la emergencia en Sahel, la coalición Oxfam ha llegado a alrededor de 1 millón de personas, de las cuales más o menos la mitad se beneficiaron de la respuesta implementada por Oxfam Intermón. La intervención ha incluido actividades ligadas a la seguridad alimentaria, dirigidas a las personas más afectadas en situación de inseguridad alimentaria extrema, y también acceso a agua, higiene y saneamiento para las comunidades

Desde Oxfam, consideramos cerrada la respuesta a la crisis alimentaria, aunque seguimos trabajando en las zonas afectadas por la vulnerabilidad con programas de recuperación y desarrollo.

(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón

Mamouna Ouedraogo en la comunidad de Fanka, en Burkina Faso, recolecta sorgo. Mamouna fue beneficiaria del programa de trabajo por dinero que Oxfam Intermón implementó en la zona, gravemente afectada por la crisis alimentaria de 2012. El dinero recibido lo destinó a comprar un saco de cereales y a cambio, recibió apoyo técnico para incrementar el rendimiento de sus campos.

(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
Los datos de la emergencia

En 2012, los países del Sahel sufrieron por una crisis alimentaria que afectó a unos 18 millones de personas. En 2011, una pluviometría más baja que la media y mal repartida afectó a numerosas zonas del Sahel. La sequía, combinada con un alto precio de los alimentos (en aumento desde 2008), impactó sobre las poblaciones ya fragilizadas desde 2005 por las inundaciones, alza de precios, sequías y plagas de los cultivos. Estos efectos combinados afectaron sobre todo a las personas que se sitúan en niveles de vulnerabilidad muy elevados y con una capacidad de resiliencia casi destruida. En el conjunto del Sahel, Oxfam ha llegado a alrededor de 1 millón de personas, de las cuales más o menos la mitad se beneficiaron de la respuesta implementada por Oxfam Intermón. Desde diciembre de 2011 hasta finales de marzo de 2013, hemos dedicado directamente a esta respuesta casi 11 millones de euros.

De este total, aproximadamente:

- 9,5 millones son financiación pública de varios donantes internacionales y de la AECID.

- 0,9 millones han sido aportaciones de otros afiliados Oxfam.

- 0,3 millones son donativos privados en España (campaña emergencias).

- 0,1 millones son aportes de recursos propios de Oxfam Intermón.

Por países, este total se ha gastado de la siguiente forma:

Mauritania: 27,64 %

Burkina Faso: 27,26 %

Chad : 44,75 % (Guéra : 23,64% / Sila : 21,11 %)

Estos 11 millones no incluyen los costes generales de gestión en los países y en la sede, sino solamente los gastos directamente imputables a la respuesta, su gestión y seguimiento. Por otra parte, hay que tener en cuenta que a partir de abril de 2012, la respuesta a la crisis alimentaria se combinó con una intervención en Mauritania y Burkina para atender a los refugiados de Malí.


Otras formas de hacer un donativo

Oxfam en el terreno

En Oxfam Intermón trabajamos en la región del Sahel desde hace décadas con el objetivo de buscar soluciones sostenibles para abordar las causas profundas de las crisis alimentarias. Desde que comenzara la crisis alimentaria a finales de 2011, hemos respondido según las necesidades de las poblaciones más empobrecidas en tres fases. La primera se ha desarrollado de noviembre de 2011 a mayo y ha tenido como objetivo evitar que las comunidades más pobres perdieran sus medios de vida. La segunda, entre mayo y septiembre 2012 en las zonas ganaderas y agropastorales, ha puesto el acento en la mejora del acceso de las familias pobres al alimento y el agua. Para ello, hemos desarrollado programas de distribución de alimento, de transferencias en efectivo, de trabajo por dinero, de promoción de la higiene y prevención de la malnutrición, así como distribución de forraje para los animales y semillas para la siguiente temporada, entre otros.

En septiembre 2012 comenzamos la tercera fase, que hemos cerrado en marzo de 2013. La respuesta estuvo muy centrada en conseguir una rápida recuperación de los medios de vida de los hogares afectados y en reforzar sus capacidades para posibles crisis futuras. Para ello, enlazamos la respuesta con programas de desarrollo y de estrategias de reducción del riesgo de desastres, apoyando a la reconstitución de los bienes de subsistencia, gestión de bancos de cereales comunitarios, así como la construcción de infraestructuras de agua y saneamiento, entre otros.

Además, hemos proporcionado servicios de agua, saneamiento y ayuda alimentaria a más de 100.000 refugiados de Mali y a las poblaciones de acogida en Burkina Faso, Mauritania y Níger. En este contexto, acompañamos a la población malí con un programa a largo plazo de educación y apoyo a iniciativas productivas, especialmente de mujeres.

En total, hemos llegado a más de un millón de personas afectadas en:

Mauritania: 62.000 personas en las regiones de Brakna y Gorghol, valle del río Senegal, zonas en las que Oxfam Intermón ya viene desarrollando trabajo de largo plazo con organizaciones locales.

Chad : Oxfam ha respondido en 3 regiones: Sila, Bahr El Gazal y Guéra, en las que unas 429.100 personas se encontraban en situación de inseguridad alimentaria severa. Oxfam ha logrado apoyar a 280.882 beneficiarios hasta enero 2013 (Oxfam Intermón : 180.000 / Oxfam Gran Bretaña : 106.085), sobre los que un 65% son mujeres.

Burkina Faso: Oxfam ha intervenido en las regiones Norte, Centro Norte y Sahel, apoyando un total de 239.000 personas, entre las cuales 137,221 mujeres, en un total de 191 pueblos.

Beneficiarios indirectos: las acciones de incidencia política, de comunicación, estudio y difusión han beneficiado indirectamente a muchas personas en Sahel. Además, las organizaciones y autoridades locales con las que hemos colaborado han beneficiado de planes de acompañamiento y fortalecimiento de capacidades.

Oxfam Intermón hemos dedicado directamente a esta respuesta, desde diciembre 2011 a fin marzo 2013, casi 11 millones de euros.

Principales actividades realizadas

Seguridad alimentaria:

- Distribuciones de semillas, herramientas, alimentos.

- Instalación y rehabilitación de infraestructuras hortícolas (verjas, motobombas,…).

- Formación.

- Refuerzo capacidades de las organizaciones locales.

- Vacunación de ganado/atención veterinaria.

- Lucha contra las plagas de los cultivos.

- Creación y animación de bancos de cereales (sistemas de reservas).

- Transferencias de dinero.

 

Agua, higiene y saneamiento:

- Rehabilitación y construcción de pozos.

- Construcción de abrevaderos para el ganado.

- Construcción de infraestructuras para acceso al agua (ejemplo : torres de agua, tanques).

- Perforaciones y nuevos puntos de agua.

- Refuerzo e instalación de los sistemas comunitarios de gestión de los puntos de agua (comités).

- Análisis bacteriológicos de la calidad del agua.

- Construcción de letrinas.

- Campañas de sensibilización sobre la higiene y el saneamiento.

- Distribución de kits de higiene.

 

Protección:

- Planes específicos para incluir un enfoque de género y las necesidades específicas de las mujeres (y de las jóvenes) en la respuesta.

- Desarrollo de capacidades en las organizaciones locales socias en esta respuesta.

- Especial atención a los sistemas culturales de las comunidades beneficiarias: metodologías participativas, implicación de las propias comunidades en la identificación de las familias más vulnerables…

- Planes de acción y seguimiento en protección durante toda la respuesta humanitaria.

 

Incidencia política

En España, estuvimos incidiendo para que el Gobierno español priorizase la región del Sahel y la seguridad alimentaria, tanto a nivel político como de cooperación. También transmitimos al Gobierno la importancia de adoptar un enfoque de prevención frente a las crisis alimentarias.

Para apoyar nuestro trabajo de incidencia política, durante el periodo de crisis realizamos tres estudios orientados a mejorar las futuras respuestas humanitarias.

Un análisis para demostrar las ventajas y el impacto positivo de una respuesta precoz ante una crisis (prevención).

Un estudio y propuestas sobre los sistemas de reservas y bancos de cereales como pilares clave para la prevención de futuras crisis.

Un seguimiento ciudadano de la “Carta por la prevención y gestión de las crisis alimentarias en África el Oeste y el Sahel”, firmada en diciembre de 2011 por los donantes y jefes de estado de la región.

Antes, durante y después de la respuesta, Oxfam desarrollamos en los países sistemas de diagnóstico de necesidades y seguimiento de los niveles de inseguridad alimentaria, que permiten lanzar alertas tempranas y reaccionar con mayor agilidad.

Galería de imágenes

Una mirada a los protagonistas de la crisis del Sahel

(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
La sequía, el aumento de los precios de los alimentos y la pobreza arraigada provocaron que las poblaciones del Sahel burkinabes sufran de inseguridad alimentaria. Suzanne Ouedrago, campesina de 55 años del pueblo de Fanka, fue una de los 2 millones de personas de este país que se enfrentó día tras día a la falta de alimentos. En la imagen, Suzanne muestra las hojas con las que alimentaba a su familia de 15 miembros -junio/2012-.
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
Un grupo de personas campesinas de la comunidad de Fanka preparando la tierra para la siembra de sorgo. Desde 2010, la producción agrícola en la región se ha reducido un 26 por ciento por la irregularidad de las lluvias entre otros factores -junio/2012-.
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
En la región del Sahel llevamos a cabo programas de transferencias en efectivo y dinero por trabajo, distribuimos comida, así como actividades relacionadas con agua, saneamiento e higiene para evitar enfermedades. El objetivo es llegar a 1,6 millones de personas. En Burkina Faso la población que recibió apoyo fueron 290.000 beneficiarios. En la imagen, un grupo de personas campesinas durante la distribución de nuestro programa de semillas de maíz, sorgo y niembé en la comunidad de Konean -junio/2012-.
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
Asseta Ouedrago,campesina y una de las beneficiarias de nuestro programa de reparto de semillas en Konean. En la imagen, Asseta con su hijo en brazos. En el Sahel, de los más de 18,5 millones de personas afectadas por la crisis alimentaria, de ellos más de un millón de niños sufrían malnutrición aguda. -junio/2012-.
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
Un grupo de beneficiarias en la comunidad de Fanka de nuestro programa “Cash for Work”. Gracias a él, las personas más vulnerables reciben una cantidad de dinero a cambio de realizar pequeños trabajos de mejora de sus propias parcelas En abril se llegó a 7.000 hogares, que recibieron 25.000 FCFA (38 euros). Con este dinero una familia de 10 miembros se pudo alimentar durante tres semanas -junio/2012-.
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
Youmon Savwo, junto a su granero vacío, es campesino de la comunidad de Rambo y beneficiario de la red de graneros comunitarios que garantizaron el acceso a cerales para la alimentación de la comunidad en momentos de escasez -junio/2012-.
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
Alidou Sawadogo, presidente de la Asociación Aifons L´Afrique Ensemble, gestiona una red de graneros comunitarios que garantizan el acceso a granos para la alimentación de la comunidad en momentos de escasez. En la imagen sentado en el granero de la localidad de Irim, en Burkina Faso, donde se distribuyen cereales -junio2012-.
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
Un grupo de hombres y niños buscando oro en la mina artesanal de Kotoula Yarcé en Burkina Faso. Miles de personas, en su mayoría hombres y menores de edad, dejan sus campos secos para ganarse la vida buscando oro, mientras la mujeres escarban en los restos de arena en busca del preciado metal -junio/2012-.
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
Un grupo de estudiantes durante una clase en la escuela primaria de la comunidad de Konean. En ella, Oxfam Intermón ha rehabilitado pozos de distribución de agua. Un total de 14 estudiantes del aula ha abandonado durante el curso el colegio a causa de la migración de sus familias a las minas de oro -junio/2012-.
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/Oxfam Intermón
Veronique Poedogo muestra en un pequeño recipiente de cristal, el polvo de oro que ha encontrado después de horas buscando en los alrededores de la mina artesanal de Kotoula Yarcé -junio/2012-.
(c) Pablo Tosco/Oxfam Intermón
(C)Pablo Tosco/Oxfam Intermón
Debido al conflicto de Mali, miles de personas han huido buscado refugiado en distintos campos de Burkina Faso. En la imagen, Fanki Goumani en el campo de Mentao -agosto/2012-.
(C)Pablo Tosco/Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
En los campos de Mentao, Damba, Ferreiro y Goudebou respondimos implementando programas de agua, saneamiento e higiene. En la imagen, Ali Cassoum, uno de nuestros beneficiarios en Mentao -agosto/2012-.
(c) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/Oxfam Intermón
En la imagen, un hospital de campaña en Mentao, que presta atención sanitaria a los refugiados. Como parte de nuestra respuesta humanitaria, construimos letrinas -agosto/2012-.
(c) Pablo Tosco/Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/Oxfam Intermón
Suzanne Ouedrago,campesina de la comunidad de Fanka, beneficiaria del programa distribución de semillas muestra el resultado de la cosecha de sorgo de este año que le garantizara su alimentación y la de su familia. 2012
(c) Pablo Tosco/Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/Oxfam Intermón
Mamouna Ouedraogo en la comunidad de Fanka recolecta sorgho. Mamouna fue beneficiaria de las actividades de dinero contra trabajo que Oxfam Intermón implementó en la zona, gravemente afectada por la crisis alimentaria del 2012. El dinero recibido lo destinó a comprar un saco de cereales y a cambio, recibió apoyo técnico para incrementar el rendimiento de sus campos
(c) Pablo Tosco/Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco/Oxfam Intermón
Momo Yeri y Elige Kambiré, de la comunidad de Bouroum-Bouroum, preparan las panochas de maíz antes de depositarlas en el almacén de la agrupación. Para que el maíz no se deteriore durante los próximos meses, las condiciones de almacenaje tienen que ser adecuadas: protegido de la humedad, de los insectos y de la posibilidad de robo o incendios.
(c) Pablo Tosco/Oxfam Intermón

Video