info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

Crisis en Siria

Más de tres años después de que comenzase el conflicto en Siria, los combates continúan, produciendo un enorme sufrimiento a la población. Más de 100.000 personas han muerto según Naciones Unidas desde entonces. Más de 9 millones de personas han huido de sus hogares y aestán viviendo en alojamientos temporales, escuelas u otros refugios en toda Siria. Más de 2,8 millones personas han huido a países vecinos como Jordania y Líbano.

Se estima que la población del Líbano ha crecido un 25% y la de Jordania un 10% como consecuencia de la oleada de personas refugiadas. Estas cifras están poniendo al sistema, las infraestructuras y las economías locales de estos países en una situación extrema.

Según ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, más del 80% de las personas sirias refugiadas en Jordania vive en zonas urbanas, en las afueras de los campamentos. Quienes han huido al Líbano viven diseminados por el país en condiciones muy precarias y pagando alquileres inasumibles.

Solución política

Las muertes y el sufrimiento de la población siria no se detendrán hasta que haya una solución política y negociada a este dramático conflicto, que ya entra en su cuarto año. Las conversaciones de paz que se iniciaron en Ginebra el 22 de enero son un buen paso. Es hora de que comience la siguiente ronda de las negociaciones de paz de Ginebra y que, esta vez, se hagan progresos reales y duraderos. Esta vez deben tomarse medidas prácticas que disminuyan el sufrimiento de la población civil, como un alto el fuego, la prohibición de exportación de armas y de mecanismos para escuchar sus reivindicaciones y visión para el futuro de Siria. De momento, a pesar de algunas medidas concretas, solo ha habido pequeños avances.

Desde Oxfam estamos trabajando en la zona proporcionando ayuda de emergencia a 1,3millones de personas en el Líbano, Jordania y Siria. Estamos ampliando nuestra respuesta y necesitamos más fondos para poder atender a más personas atrapadas en este devastador conflicto.

 ¡Tú puedes ayudar!

Tu acción es vital

  • Haz un donativo ahora
  • Llama al 902 330 331
  • Acércate a cualquiera de nuestras tiendas o tu sede o comité más cercano
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Zahra Hattab vive como refugiada en Líbano. Este es su segundo exilio: cuando tenía 15 años huyó de Palestina con sus padres y sus tres hermanas. Ahora, por segunda vez, a causa de la guerra en Siria.

(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
Novedades
  • El 15 de marzo se cumplió el tercer aniversario de la crisis Siria, más de tres años en los que la comunidad internacional no ha sido capaz de parar el sufrimiento. Cada día los niños de Siria se enfrentan a la devastación. Cada hora 300 personas de Siria tienen que huir de sus casas aterrados. Cada mes mueren 6.000 sirios más. Los líderes internacionales no pueden permitir otro año más de baño de sangre en Siria, deben asegurar que la población siria tiene acceso a la ayuda que necesitan y sobre todo conseguir lo antes posible poner en macha un proceso de paz donde los sirios y sirias puedan decidir sobre sus vidas.
     
  • La segunda Conferencia humanitaria para Siria se celebró el pasado 15 de enero de 2014 en Kuwait. Naciones Unidas solicitó a la comunidad de donantes internacionales 6.500 millones de dólares para asistir a la población afectada por el conflicto sirio en el mayor llamamiento jamás realizado para una crisis humanitaria. Salvo excepciones, la comunidad de donantes no estuvo a la altura de esa petición y solo se comprometieron 2.400 millones de dólares. España contribuyó con 5,5 millones de euros para los primeros seis meses de 2014. Este llamamiento sólo se ha financiado en un 12%.
  • Oxfam recibió muy positivamente el inicio de la Conferencia de paz Ginebra el 2 en enero de 2014. Al cierre de los primeros contactos, los avances han sido limitados. Llegar a un acuerdo político va a llevar tiempo, por lo que las partes implicadas deben priorizar poner fin a la violencia y tomar medidas que permita que la ayuda llegue a la población. Es también urgente establecer mecanismos que permitan escuchar a voces no militares, como grupos de mujeres y representantes de la sociedad civil. España debe poner todos sus recursos diplomáticos al servicio de la comunidad internacional, que debe presionar a las partes implicadas en las conversaciones para lograr un alto el fuego y la participación de los grupos de mujeres y de la sociedad civil presentes en Ginebra.
La situación actual

Cada vez más personas huyen del conflicto y la situación se ha vuelto crítica. Las agencias de ayuda y los países de acogida están prácticamente al límite de su capacidad para atender al flujo constante de refugiados.

La ONU estima que casi 9,3 millones de personas necesitan ayuda en el interior de Siria, de los cuales 6,5 millones son desplazados internos.

  • Se han registrado más de 2,8 millones de refugiados en los países vecinos como Jordania, Líbano, Turquía e Irak.
  • Las personas que huyen de Siria buscan protección en países vecinos que ven hoy ya difícil acoger a más refugiados. Naciones Unidas ha registrado un millón de personas refugiadas en el Líbano, dónde la población del Líbano se ha incrementado en un 25% y la de Jordania un 10% a causa de una llegada masiva de población (ACNUR). Zaatari, el mayor campo de Jordania, acoge a 120.000 personas y tiene una población a la cuarta mayor ciudad jordana. Estas cifras están poniendo en una situación extrema el sistema y las infraestructuras locales de estos países.
  • Según la ONU, 100.000 personas han muerto - una media de 5.000 al mes - desde que comenzó el conflicto.
  • Según la agencia de refugiados de la ONU, el ACNUR, la mayoría de los refugiados sirios en Jordania viven en zonas urbanas, en las afueras de los campamentos. Y los que han huido al Líbano viven diseminados por el país en sitios muy precarios donde pagan alquileres inasumibles. En Líbano un 65% de los refugiados vive en el norte del país y valle de la Bekaa, donde se alcanzan temperaturas muy bajas en invierno y nieva.

 

El trabajo de Oxfam

Desde Oxfam hemos llegado con ayuda de emergencia a 900.000 personas en el Líbano, Jordania y Siria. Estamos ampliando nuestra respuesta, pero necesitamos más fondos para poder atender a más familias afectadas por el conflicto.

  • En Líbano, Para un país que sufre de problemas socio-económicos e inestabilidad política y que todavía no ha podido reparado su propia red servicios e infraestructura después de una sucesión de guerras, el impacto de la crisis de Siria ha sido enorme. Nuestra respuesta inicial se centró en ayudar a estas personas para hacer frente al invierno, mediante la distribución de estufas y vales para artículos no alimentarios. Trabajando con socios locales, hemos ampliado nuestro programa de distribución de dinero en efectivo, así como agua, saneamiento y promoción de higiene. Estamos atendiendo a más de 205.000 personas, la mayoría no viven en campamentos claramente y viven n habitaciones alquiladas, garajes y dependencias, o en asentamientos no oficiales en tiendas de campaña. También damos apoyo psico-social a refugiadas palestinas a través de la ONG local Najdeh.
  • En Jordania, estamos trabajando en el campo de refugiados Zaatari, proporcionando acceso a fuentes de agua y saneamiento y coordinando la formación en higiene para evitar la propagación de enfermedades mortales. Hasta el momento hemos construido letrinas de emergencia para unos 20.000 refugiados sirios y trabajamos para ofrecer instalaciones con duchas y aseos para 8.000 personas. En el campo, Oxfam está coordinando formaciones en higiene. También estamos proveyendo dinero en efectivo, mediante distribución de tarjetas bancarias,  a los refugiados más vulnerables que viven fuera del campo, frecuentemente en tiendas de campaña.
  • En Siria, estamos muy preocupados por el impacto del conflicto en la infraestructura de agua y saneamiento en todo el país. Hemos recibido la aprobación del Ministerio de Recursos Hídricos para trabajar en sistemas de suministro de agua y saneamiento en todo el país. Hemos reparado varios sistemas de suministros de agua fuera de Damasco y estamos bombeando más de 10 millones de litros a ciudades fuera de Damasco, incluido el campo de Yarmuk.

Más de 100,000 personas de más de 150 países firmaron una petición de Oxfam el verano pasado, pidiendo a la comunidad internacional una solución pacífica en Siria. Desde Oxfam Intermón, se lo hemos recordado por carta tanto al Presidente Rajoy como al Ministro García-Margallo. Ambos hicieron declaraciones públicas señalando que España consideraba firmemente “que sólo el diálogo político entre las partes pondrá fin a este conflicto”.

Estas voces de ciudadanos y políticos han sido escuchadas. Naciones Unidas anunció una fecha para Ginebra 2 que comenzó a finales enero de 2014. Con la conmemoración del tercer aniversario de la crisis Siria, es importante seguir manteniendo la presión ciudadana sobre toda la comunidad internacional, incluido el Gobierno español, que las voces se sigan escuchando para que no haya un cuarto aniversario y por fin termine el sufrimiento del pueblo sirio.

Galería de imágenes

En julio Naciones Unidas sólo había conseguido recaudar el 38% de la ayuda que estimaba necesaria para Siria. Desde Oxfam lanzamos un llamamiento para financiar nuestra respuesta humanitaria en Líbano, Jordania y Siria y, así, ayudar a más de 650.000 personas. Tan sólo se ha podido recaudar un 28% de los fondos. La crisis es de una magnitud impactante y no hay más tiempo que perder.

(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
El campo de Za’atari en Jordania alberga a 125.000 refugiados de los casi dos millones de personas que han huido de la guerra de Siria, en su mayoría mujeres y niños. El asentamiento es el segundo más grande del mundo, por detrás del campo de Dadaab, en Kenia. Los refugiados y refugiadas viven en tiendas de lona o bien en contenedores metálicos cuya estructura aísla, en la medida de lo posible, el intenso calor.
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
Imaha de 46 años vive en Za’atari con sus seis hijos. Abandonó su ciudad, Dar’a, cuando los enfrentamientos entre el régimen de Bashar Al Assad y los milicianos del FSA se empezaron a escuchar cerca. Imaha acude diariamente a este punto de agua instalado por Oxfam a rellenar sus bidones de plástico. Distribuimos agua potable para que cada persona disponga de 30 litros diarios para consumo, limpieza e higiene.
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
Una joven procedente de la ciudad de Der’a coge a su hijo en brazos en el contenedor donde viven en el campo de Za’atari. Los refugiados y refugiadas se instalan en un inicio en tiendas de lona que proporciona ACNUR. Las fatales previsiones del conflicto en Siria han llevado a esta agencia de Naciones Unidas a desarrollar un plan para sustituir las tiendas por contenedores metálicos (como el de la imagen), acondicionados como viviendas provisionales.
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
Mohamed llegó el pasado abril a Za'atari. Ha logrado juntar el dinero suficiente para abrir una improvisada parada en una de las vías principales del campo. La han bautizado como Le Champs Elysees porque acoge a un sinfín de tiendas. Él vende fruta y verdura: "Las distribuciones de comida incluyen sólo pan y legumbres, que no son suficientes para alimentarse. La gente necesita los productos que vendo", dice el tendero. Afirma que no saca demasiado con la tienda, a pesar de que los clientes no paran de llegar. "Me da para que mi familia y yo podamos vivir dignamente y comer bien, todo lo bien que se puede en este campo, claro".
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
Malak acaba de dar a luz a su pequeña Diaa en el hospital de campaña que el ejercito marroquí ha levantado en el campo de Za'atari. Allí nacen cada día entre 8 y diez bebés, según señalan las cifras de varias ONG que trabajan en la zona. La falta de leche, frutas y verduras, una dieta desequilibrada, así como el intenso calor y el constante polvo son algunas de las dificultades que deben enfrentar las mujeres que han sido madres.
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
El centro Children of Al Jalil, en el campo de refugiados palestinos del mismo nombre a dos horas de Beirut, capital del Líbano, desarrolla, entre otros, programas psicosociales de ayuda a los niños y niñas palestinos que han huido de la guerra en Siria. Cuando llegan, sus dibujos están repletos de bombas y tanques. Pero a medida que pasan los días empiezan a aparecer flores, sonrirsas, las casas donde viven ahora con sus familias, incluso banderas sirias en forma de corazón.
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
El vecindario de Wadi Zeina, a las afueras de Beirut, acoge a un gran número de palestinos y palestinas sirias que vivían en el campo de refugiados de Yarmouk. La violencia ha hecho que estas personas hayan tenido que refugiarse por partida doble. Viven hacinados en pisos de alquiler, en tiendas y locales que alquilan por precios desorbitados o, como en la imagen, en mezquitas que dividen con tablones y sábanas para tratar de tener un poco de intimidad.
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
Nasser Abu Shalbak es refugiado palestino. Nació en Jordania, vivió en Siria y ahora está desplazado en Líbano. Vive en un piso de dos habitaciones con 16 familiares más. Es voluntario de la Asociación Najdeh, que distribuye alimentos y artículos de higiene en el vecindario. “Un grupo de refugiados trabajamos con ellos y nos permite asegurar que lo que reparten es lo que realmente necesitamos, pues las cosas aquí están muy complicadas. Los palestinos no podemos trabajar en Líbano, donde todo es mucho más caro que en Siria”, asegura.
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
El 80% de los refugiados y refugiadas de Siria no está en los campos, sino en barrios donde han llegado en busca del apoyo de familiares o amigos, en edificios abandonados y en campamentos improvisados a las afueras de las ciudades (como el de la imagen) a las afueras de Trípoli, a unos 80 quilómetros de Beirut. Allí, el reparto de ayuda humanitaria se hace aún más complicado ya que el aprovisionamiento de agua y alimentos, así como las condiciones higiénicas y sanitarias están bajo mínimos.
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón
El centro comercial de Al-Waha a las afuera de la ciudad de Trípoli está abandonado y han llegado hasta él unas 130 familias con una media de seis miembros. Viven en los locales comerciales; pero no todos deben pagar alquiler. Sólo algunos de los propietarios del centro han optado por cobrarles. Reciben alimentos de varias ONG internacionales y 8.000 litros de agua diarios.
(C) Pablo Tosco/ Oxfam Intermón

Video

Contenido relacionado