info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

Cabecera Avanzadoras. Avanza con ellas. Transforma el mundo.

Charifa Beja lucha por los derechos de las mujeres que trabajan en el sector de la fresa en Marruecos

Charifa Beja se ha pasado 8 años trabajando en el sector de la fresa. Es la única alternativa laboral para las mujeres del campo en el norte de Marruecos que, como ella, no han superado la primaria. (c) Pablo Tosco

La vida de Charifa Beja, una joven de 24 años que trabajaba en el sector de la fresa en Marruecos, cambió el día que la despidieron. La echaron por exigir ayuda a sus jefes para llevar a su prima al hospital tras un accidente laboral.

A veces ocurren hechos que marcan nuestras vidas. Son acontecimientos que nos hacen parar y emprender el rumbo hacia otra dirección. Charifa, cansada de llevar siete años trabajando en unas condiciones deplorables, dijo basta. Un día llegó una caravana a su pueblo, se acercó y escuchó atentamente lo que le explicaban. Le estaban informando de sus derechos, que hasta ahora desconocía totalmente. A partir de entonces empezó a organizarse para intentar que miles de mujeres rurales y sin estudios como ella, que tienen en la fresa su única salida, pudieran aspirar a una vida mejor.

En 2013 dejaba Marruecos por primera vez para viajar con Oxfam a Jordania y participar en un foro para animar a las mujeres a liderar cambios en sus vidas. A partir de entonces, su participación en foros internacionales ha sido frecuente. 

Con el micro en mano y ante la mirada atenta de personas de todo el mundo, Charifa explica la dura realidad de las ‘mujeres de la fresa’ en su país. Trabajan desde jóvenes en campos y fábricas que empaquetan fresas para exportarlas, principalmente a Europa. Hacen jornadas interminables: salen de casa a las seis de la mañana y vuelven cuando el sol ya se ha puesto. Muchas veces no tienen ningún medio de transporte con el que regresar a sus hogares, por lo que recorren largos trayectos a pie. Además, algunas sufren malos tratos y abusos sexuales por parte de sus capataces. Y todo por un ridículo salario que a duras penas les permite vivir. Poder decir no a un salario injusto o exigir un medio de transporte para los desplazamientos son algunos de los derechos que tienen estas mujeres, pero que desconocen.

"Mi único sueño es defender los derechos de mujeres como yo que no han tenido la suerte de conocer sus derechos y saber cómo defenderse"
"Cada formación o seminario al que he asistido me ha permitido cambiar y progresar"
LAS CIFRAS

El 70% de las fresas que se producen en Marruecos se exportan a la Unión Europea.

Hoy Charifa es la presidenta de la Asociación de Mujeres Lideresas del Sector de los Frutos Rojos. Trabaja para que las mujeres comprendan que tienen derechos laborales, conozcan los servicios de la seguridad social y sepan que hay asociaciones que pueden orientarlas. Mediante caravanas de sensibilización, visita pueblo por pueblo proporcionándoles herramientas para que puedan ellas mismas defenderse y trabajar en condiciones dignas. 

Charifa ya no es la misma mujer de hace siete años. Sus manos ya no están desgastadas ni llenas de cortes por recoger fresas en el campo. Ahora es una mujer empoderada que dedica su tiempo a garantizar que la información llega a aquellas que trabajan en el sector y que conocen los derechos que les permiten llevar un mayor control sobre sus vidas.

Para saber más

Charifa Beja forma parte de RADEV (Réseau des Association de Développement), un colectivo de 34 asociaciones locales (femeninas y de desarrollo local) dedicadas al desarrollo solidario e igualitario con sede en Larache, en la región de Tanger. Desde Oxfam colaboramos desde 2009 con programas en el país para mejorar las condiciones socio-laborales de las más de 20.000 mujeres marroquíes que trabajan en el sector de la fresa.

 

Necesitamos tu compromiso. Súmate a Avanzadoras