DONA AHORA PARA APOYAR A LAS PERSONAS AFECTADAS POR LA EXPLOSIÓN EN BEIRUT
27/07/2020

Oxfam Intermón advierte que los ingresos fiscales en América Latina podrían caer en 113.400 millones de dólares

La región está haciendo frente a la pandemia con unos sistemas de salud muy frágiles. Su población sufre una grave crisis alimentaria y económica.

La ONG advierte que no deben pagar los de siempre y propone la aplicación de un impuesto sobre las grandes fortunas, con el que se podría recaudar al menos 14.260 millones de dólares.

1-3

América Latina, la región más desigual del mundo, se ha convertido en el nuevo epicentro de la pandemiaA la grave situación sanitaria, se suma una crisis alimentaria y económica que amenaza con tirar por la borda los progresos sociales de los últimos años. Los esfuerzos de los Gobiernos para combatir el coronavirus y salvar vidas se están viendo frustrados por la desigualdad, profundamente arraigada. Esta situación está provocando que el virus ahonde aún más en la enorme brecha entre los más ricos y el resto de la población, según se desprende del informe ¿Quién paga la cuenta?, publicado hoy por Oxfam (Oxfam Intermón en España). 

 

El documento denuncia que, ante este grave escenario, los gobiernos de América Latina no están aplicando medidas fiscales que graven de forma decidida tanto la riqueza individual como los beneficios de grandes corporaciones, lo que está socavando su lucha contra el coronavirus, la pobreza y la desigualdad. Oxfam Intermón estima que América Latina perderá 113 .400 millones de dólares en ingresos fiscales este año debido a la COVID-19, cantidad que equivale al 59 % del gasto en salud pública de la región. 

 

La inversión pública en salud de los países de América Latina es del 4% del PIB como promedio, la mitad de lo que destinan los miembros de la OCDE (Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos). Después de décadas de privatizaciones y de falta de inversión, la situación de los sistemas de salud en América Latina dificulta enormemente el freno de la pandemia.  

 

“El virus se ha expandido por América Latina por la desigualdad, ejemplificada por la enorme economía informal de la región y su falta de redes de seguridad, y por los Gobiernos que no gravan suficiente la riqueza y el capital. La población se enfrenta a un dilema: quedarse en casa y pasar hambre o arriesgarse y salir a intentar ganarse la vida. Las grandes fortunas tienen una enorme deuda con nuestras sociedades y ya es hora de que paguen la justa parte que les corresponde", señala José María Vera, director ejecutivo interino de Oxfam Internacional. 

 

Hasta 52 millones de personas podrían caer en la pobreza como consecuencia de la pandemia, un retroceso de 15 años. Un total de 140 millones de personas, alrededor del 55 % de la población activa, se encuentran en la economía informalEste fenómeno afecta especialmente a las mujeres, que además tienen que cargar con la responsabilidad de los cuidados -asumen el 77% del mismo-.  Según la OIT, es también la región en la que más empleo se va a destruir. Será, por tanto, una de las regiones del mundo más afectadas por la crisis económica. 

 

Un total de 14.260 millones de dólares extras si se aplica impuesto al patrimonio neto 

 

En contraste, la fortuna de los 73 milmillonarios de América Latina aumentó en 48.200 millones de dólares desde el comienzo de la pandemia, incluso ahora, cuando la región es una de las más afectadas del mundo, según la organización. 

 

La región ha visto surgir en promedio un nuevo milmillonario cada dos semanas desde marzo, mientras que millones de personas siguen luchando contra la enfermedad, dificultades económicas extremas y para poder poner comida en la mesa durante los confinamientos, con los hospitales al borde del colapso.  

 

El desplome de los mercados financieros a principios de marzo supuso un golpe que contagió a los activos de la élite latinoamericana. Los mil millonarios de la región han ido recuperando el valor de sus activos generando 413 millones de dólares diariossegún la organización. Mientras millones de personas tienen que subsistir con bonos de emergencia, que no superan ni los 100 dólares al mes. 

Para hacer frente a esta profunda crisis, Oxfam Intermón advierte que esta vez no pueden pagar los de siempre y señala que son necesarias medidas fiscales urgentes, extraordinarias y estructuralesal tiempo que se corrigen las deficiencias del pasado. Entre ellas, la organización propone aplicar un impuesto al patrimonio neto entre el 2% y el 3,5% con un millón de dólares exento. Con ello, los Gobiernos latinoamericanos podrían recaudar al menos 14.260 millones de dólares, 50 veces más de lo que ahora podrían estar aportando a las arcas públicas estos milmillonarios.  En la actualidad, tan solo tres países de la región cuentan con algún impuesto al patrimonio: Argentina, Colombia y Uruguay.  

 

"Mientras que una gran parte de la población está viviendo con órdenes de confinamiento, tratando de sobrevivir y con el temor de enfermarse, los milmillonarios latinoamericanos ven como su patrimonio y privilegios crece día a día”, afirma Vera 

 

En Brasil, uno de los países del mundo más afectados por la COVID-19, sus 42 milmillonarios aumentaron su patrimonio neto de 123.100 millones de dólares en marzo a 157.100 millones de dólares en julio, mientras que los siete más ricos de Chile vieron como su patrimonio conjunto aumentaba en un 27% hasta alcanzar los 26.700 millones de dólares. 

 

La desesperada situación en varios países de la región 

Para los más de 5 millones de personas migrantes venezolanas que viven en América Latina, la pandemia es una crisis doble. Tras huir del caos económico y político, millones de personas se han quedado sin trabajo debido a las cuarentenas. Muchas de ellas son indocumentadas y han caído en el olvido de las respuestas de los Gobiernos, incapaces de acceder a las transferencias de efectivo o a los servicios de salud. Desesperadas y a menudo sin hogar por no poder pagar el alquiler, 80.000 personas han vuelto sobre sus pasos por los Andes para retornar a Venezuela, donde incluso antes de la pandemia uno de cada trese enfrentaba al hambre 

 

En Perú, más del 70 % de la población trabaja en la informalidad, sin contratos o protección y sin seguridad laboral o bajas por enfermedad. Desde el comienzo del confinamiento el 16 de marzo, 2,3 millones de personas que viven en Lima, la capital de Perú, han perdido sus trabajos y la capacidad de alimentar a sus familias. Ya son 200.000 quienes han huido a pie de las ciudades a sus pueblos de origen en el campo, algunos llevándose el virus con ellos. Al mismo tiempo, los dos peruanos más ricos vieron aumentar su fortuna combinada en un 6 % hasta alcanzar los 5.500 millones de dólares y Perú ha visto surgir otros dos nuevos milmillonarios.  

 

El Gobierno peruano ayudó a las familias más pobres a sobrevivir mediante transferencias en efectivo de 100 dólares al mes, pero la desigualdad acabó con las buenas intenciones.

A pesar de haber activado uno de los confinamientos nacionales más rápidos y agresivos de América Latina, incluso antes que Francia y el Reino Unido, Perú tiene más de 366.550 de casos registrados y una cifra de 13.767 fallecidos, el segundo país más afectado de América Latina después de Brasil y ahora uno de los peores focos del coronavirus del mundo. 

 

Notas para la edición 

 

Los cálculos de Oxfam Intermón se basan en las fuentes de datos más actualizadas y completas disponibles. Las cifras sobre las personas más ricas de la sociedad provienen de la Billionaires List de Forbes y del Real-Time Billionaires ranking de Forbes. Comparamos la riqueza neta de los milmillonarios latinoamericanos el 18 de marzo de 2020 con su riqueza neta el 12 de julio de 2020. 

 

Descargue el informe más reciente de Oxfam Intermón sobre América Latina: “¿Quién paga la cuenta?”

 

El impuesto sobre el patrimonio en Argentina tiene una escala entre el 0,5% y el 1,25 % y en Colombia y Uruguay del 1 %.  

 

Desde el inicio de la pandemia, Oxfam ha proporcionado asistencia alimentaria y agua potable a 4,5 millones de las personas más vulnerables del mundo, gracias a su colaboración con 344 organizaciones socias en 62 países. Nuestro objetivo es llegar a un total de 14 millones de personas recaudando 113 millones de dólares adicionales para financiar nuestros programas.

MARÍA HERRANZ

Periodista