EMERGENCIA EN INDIA. DONA AHORA
28/05/2020

Oxfam se transforma para asegurar un mayor impacto en la lucha contra la pobreza

nota-prensa-sin-foto

La confederación internacional Oxfam está impulsando cambios profundos para asegurar que las personas más vulnerables con las que trabaja tienen una vida mejor. 

 

El contexto cambiante, acelerado por la COVID-19, reafirma que el reto de construir un futuro sin pobreza requiere nuevas estrategias que permitan lograr más impacto, lo que ha llevado a la organización a acelerar el paso hacia esta nueva dirección, tal y como contempla su Plan Estratégico 2020-2030.

 

Oxfam está llevando a cabo cambios orientados a concentrar prioridades y esfuerzos y asegurar un mayor impacto, buscando un mayor equilibrio en la presencia norte-sur y con el objetivo de dar un paso más en el enraizamiento local. 

 

Como consecuencia de estos cambios la organización ha decidido estar en menos países y reforzar la presencia en aquellos que se encuentran en situaciones muy frágiles, en medio de conflictos o graves crisis humanitarias, como Irak, Yemen, Sudán del Sur o República Centroafricana. Por otro lado, la organización se reafirma en su apuesta por reforzar la presencia de afiliados el sur de manera que países como Colombia, Senegal, Kenia, una zona del Pacífico, Indonesia y Filipinas se convertirán en actores de pleno derecho, con autonomía y entidad local propia, como lo es Oxfam Intermón, y como lo son ya India, México, Brasil y Sudáfrica.

 

Oxfam seguirá trabajando en todas las regiones del mundo, a través de 20 afiliados y en 46 países, con un foco muy fuerte en los países más frágiles y desiguales, y dejará de tener presencia directa en Afganistán, Benín, Burundi, Cuba, República Dominicana, Egipto, Haití, Liberia, Mauritania, Pakistán, Paraguay, Ruanda, Sierra Leona, Sri Lanka, Sudán, Tayikistán, Tanzania y Tailandia.  En algunos de ellos, mantendrá relaciones estratégicas con organizaciones socias y aliadas en el marco de estrategias regionales y otras agendas globales.

 

Este proceso de salida durará dos años, será faseado, cuidadoso y responsable, focalizado en asegurar la implementación, seguimiento y finalización de cada uno de los proyectos en curso y el acompañamiento a las organizaciones socias y a las personas con las que trabaja la organización.

JÚLIA SERRAMITJANA CASANOVAS

Periodista - Departamento de Comunicación