info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

Emergencia por Ébola

En África Occidental, el virus del ébola devastó comunidades enteras. Tras declarase el fin de la epidemia más mortífera de la historia, no bajamos la guardia. Seguimos trabajando en la zona para evitar más contagios. Hemos asistido a cerca de 1,5 millones de personas. Desde que estalló el brote en diciembre de 2013, más de 28.000 personas se infectaron y fallecieron más de 11.000.

Haz un donativo. Cada segundo cuenta.

Haz un donativo ahora Llama al 902 330 331 Llama al 902 330 331
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Garantizamos sistemas de agua y saneamiento en centros médicos e implementamos campañas de información y prevención entre las comunidades, mediante la formación de promotores de salud y la distribución de kits de higiene.

(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
Situación actual

El 23 de marzo de 2014 se confirmó un caso de ébola en la prefectura de Gueckedou, Guinea. Con él se desató una epidemia que asoló África Occidental y se cobró miles de vidas, principalmente en Liberia, Sierra Leona, Nigeria y Guinea. Liberia, con 4.800 víctimas mortales, fue el país más afectado.

Actualmente, la epidemia ha remitido, pero no hay que bajar la guardia. Trabajamos con organizaciones socias y comunidades para identificar estos casos y prevenir nuevos brotes.

Durante la fase de emergencia, atendimos a cerca de 1,5 millones de personas en los países afectados desde el inicio de nuestra respuesta mayo de 2014.  En Liberia, apoyamos a casi 474.000 personas a través de nuestras actividades de agua y saneamiento en los centros de salud y escuelas, así como difusión de pautas de higiene para reducir la transmisión del virus.

En Liberia y Sierra Leona los servicios sanitarios quedaron colapsados y se dejaron de tratar muchas enfermedades comunes. Muchas personas han perdido sus medios de vida debido a que los cultivos, los mercados y otros bienes son inaccesibles.

Tras el brote, centramos nuestros esfuerzos en prevenir la transmisión de la enfermedad. Llevamos a cabo campañas de información pública para explicar cómo evitar el contagio, ayudando a los miembros de las comunidades a entender cómo pueden evitar contraer el virusy proteger a sus familias de la epidemia

Proporcionamos agua en los centros de tratamiento y aislamiento, sistemas para el lavado de manos y kits de higiene (jabón, lejía, etc.). También distribuimos uniformes de protección y formamos a los trabajadores sanitarios, las personas más expuestas al virus.


Otras formas de hacer un donativo

Oxfam en el terreno

Los países de África occidental afectados por el ébola tienen algunas de las peores infraestructuras para el suministro de agua, el saneamiento y la promoción de la higiene del mundo. Por eso, el acceso al agua es vital para prevenir la enfermedad.

Hemos asistido a más de 1,5 millones de personas
en seis países: Sierra Leona, Liberia, Guinea, Mali, Senegal, Guinea Bissau y Gambia.

  • Proporcionamos agua para las unidades de aislamiento y tratamiento, y suministramos material de protección como máscaras, botas, guantes, cloro, jabón, desinfectante para manos, fregonas y delantales para los equipos sanitarios que tratan con personas contagiadas por el virus.
  • Distrubimos kits de higiene (que incluyen jabón, lejía, etc.) en las áreas vulnerables e instalamos grifos para el lavado de manos.
  • Impulsamos una campaña de información pública a través de la radio, de vallas publicitarias y de mensajes de texto a teléfonos móviles para comunicar a la gente cuál es la mejor forma de protegerse de la enfermedad.

 

Galería de imágenes

En los barrios marginales de Monrovia, capital de Liberia, el ébola ha hecho estragos. El hacinamiento, la falta de información y de servicios básicos como el agua corriente, han sido caldo de cultivo para la expansión del virus. En este contexto trabajan 450 voluntarios que van puerta a puerta explicándole a la gente cómo deben actuar para no caer enfermos. Ellos también se han visto afectados por el ébola, sin trabajo o con algún fallecido cercano, y por eso han decidido implicarse para luchar contra él. Son otros de los pequeños héroes cotidianos que está provocando este virus.

(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
El ébola es real. Esta frase llena las calles de Monrovia donde el virus está arrasando la vida de miles de personas, especialmente en los barrios marginales, donde la gente no tiene acceso a información. Organizaciones como Oxfam Intermón trabajan para que la gente sepa cómo se contagia el virus y qué tienen que hacer cuando se producen los primeros síntomas.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
En los barrios de chabolas del norte de Monrovia, el ébola ha provocado cientos de víctimas. Las callejuelas estrechas, el hacinamiento, la falta de higiene, pero sobre todo, la falta de información, permitieron que el virus se expandiera como la pólvora, sobre todo en los primeros meses del brote.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
Voluntarios locales, hijos e hijas de estos barrios, se han ofrecido a luchar contra el ébola con el arma más poderosa: la información. Tras una pequeña formación en promoción de salud, cada día visitan unas 20 casas explicando la importancia de lavarse las manos con jabón con regularidad, no consumir carne de perro o mono y cocinar con agua limpia.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
Los vecinos de estas barriadas escuchan con atención las instrucciones de los promotores de salud. Pero no es fácil explicar qué es el ébola en este contexto. Eric Barclay (de espaldas en la foto) cuenta que “todavía hay gente que piensa que la gente muere por brujería”. Por eso, “es vital que entiendan que el ébola es real y que pueden protegerse para no caer enfermos”, concluye este joven que difunde mensajes que alertan pero que también tranquilicen.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
Aquí apenas llega la radio. La mayoría de la gente no sabe leer o escribir y carece de acceso a internet. La mejor forma de hacer llegar la información es a través del boca a boca, los líderes comunitarios o los carteles publicitarios.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
Otro de los problemas en estos barrios es que no hay agua corriente ni sistemas de alcantarillado adecuados. El agua estancada atrae a los mosquitos que causan la malaria, una enfermedad con síntomas parecidos a los del ébola. Los promotores de salud también explican las diferencias entre ambas enfermedades para que la gente tome las medidas necesarias en cada caso.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
Naomi Kollie (en la foto) estaba estudiando bachillerato cuando llegó el ébola y provocó el cierre de todos los centros educativos en la capital. Entonces decidió que se iba a implicar en la lucha contra el virus y se apuntó a la formación para promotora de salud. Hoy enseña a las comunidades que tienen que lavarse las manos de forma regular, al tiempo que reparte cubos de agua con cloro y pastillas de jabón. “Damos especial atención a la higiene de los más pequeños porque lo tocan todo y eso es un factor alto de riesgo”, cuenta.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
En el sobre que aparece en la foto, Elena Nagbe guarda el certificado donde dice que está “curada”. Ella ha sobrevivido al ébola pero no han tenido la misma suerte otros miembros de su familia. Primero murió su padre y luego fallecieron su madre y tres hermanos que se contagiaron mientras cuidaban de su padre enfermo.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
Elena Nagbe ha sobrevivido al ébola pero cuando volvió a su casa, tras dos semanas en el hospital, habían quemado todas sus pertenencias, tal como establece el protocolo con las personas que han contraído ébola. Además, ahora su familia se enfrenta al estigma de haber enfermado por el virus. “La gente no viene, nos tienen miedo”, cuenta su hijo pequeño.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
“Ahora la gente es más consciente de cómo reducir su exposición al ébola”, relata Reednal Kun (en la foto). Los cubos de agua con un pequeño grifo y jabón son como centinelas en la puerta cada casa y de cada tienda. Reednal constata que sus vecinos se lavan las manos más a menudo y que el número de casos está bajando. Oxfam ha repartido 2.000 kits de higiene para 14.000 personas en los barrios de West Point, Logan Town, Clara Town and New Kru Town, al norte de Monrovia.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
“Nosotros, como liberianos y como vecinos de este barrio, tenemos el deber de ayudar a nuestra comunidad y a nuestro país”, afirma Reednal cuando se le pregunta porqué decidió hacer promoción de salud casa por casa. Es un sentimiento generalizado entre sus compañeros que han superado los prejuicios y cada día dan su pequeño grano de arena para extirpar el ébola de sus vidas.
(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

Video