info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

Emergencias. Salva vidas. Cada segundo cuenta

Buscando refugio - Camino - Grecia, miles de personas bloqueadas

CAMINO

SERBIA | ITALIA | GRECIA

Texto: Eva Moure · Fotos: Pablo Tosco / Aubrey Wade

Grecia: un país sumido en una grave crisis económica, asfixiada por las exigencias de la Unión Europea y por las necesidades de sus propios ciudadanos, empezó a recibir desde principios de 2015 a más de 1 millón de personas que llegaban a sus costas buscando seguridad y una vida digna. Un país colapsado.

Desde marzo de 2016 los países europeos aplican medidas para impedir que más personas crucen sus fronteras: o las cierran a cal y canto o llegan a acuerdos como el de la UE- Turquía, que permite deportar a Turquía a todos los migrantes que lleguen a las islas griegas. El Consejo Europeo ha afirmado que es un buen ejemplo de control migratorio: las llegadas a Grecia han caído en picado, un 75%. El reverso de la moneda es que miles de personas han quedado varadas en Grecia, viviendo en condiciones inhumanas y degradantes, entre ellas miles de menores no acompañados encerrados en centros de detención en las islas u obligados a dormir en celdas policiales.

Las precarias condiciones de vida, la falta de alimentos, de atención médica adecuada y de información, están causando huelgas de hambre, amenazas de autolesión y enfrentamientos. Grecia es, ahora, un polvorín

ALGUNOS DATOS

Desde comienzos de 2015, más de 1 millón de personas han llegado a las costas griegas a bordo de precarias embarcaciones, según ACNUR.
El Gobierno griego tiene graves dificultades para dar protección y servicios adecuados a las miles de personas atrapadas en su territorio.

 

Informe: Europa, no nos olvides

Desde comienzos de 2015, más de un millón de migrantes, entre los que se incluyen personas refugiadas que huyen de la guerra, la persecución, los desastres naturales y la pobreza, se han desplazado de Turquía a Grecia en búsqueda de seguridad y una vida digna en Europa. Debido a la falta de alternativas seguras y legales, estas personas ponen sus vidas en manos de las mafias y lo arriesgan todo en peligrosas travesías por mar y tierra.

 

VOCES DE PERSONAS REFUGIADAS Y MIGRANTES EN GRECIA

“Queremos que el mundo sepa lo que les está pasando a personas como nosotras” Fátima


"La vida en el campamento es muy dura. Cada día parece una eternidad. Queremos volver a sentir que somos humanos y recuperar el respeto. Sentimos que nos han olvidado" Fátima, siria de 47 años, desde el campamento de Kara Tepe en Lesbos.

 

“No tenemos los mismos derechos que los ciudadanos de padres iraníes” Nader


“Las autoridades iraníes nos dijeron que nos darían documentos de identidad si yo iba a Siria a luchar contra Estado Islámico. Fue en ese momento cuando decidimos marcharnos”. Nader, afgano de Irán de 33 años en el campamento de Doliana, Epiro.

 

"Nunca me planteé venir a Europa, pero mi hija habría tenido que someterse a la práctica de la ablación al cumplir los 6 años si nos hubiésemos quedado. No podía permitir que eso pasara, así que puse rumbo a Europa con mis hijos.”
Cecile, camerunesa de 42 años que ha huido de Mali, desde el campamento de KaraTepe en Lesbos.

 

“No me siento seguro en el campamento. Una vez, un hombre intentó secuestrar a una niña” Jalal


"La niña empezó a gritar y el secuestrador la soltó y escapó. Podría volver a ocurrir en cualquier momento”. Jalal, afgano de 20 años, desde el campamento de Kara Tepe en Lesbos. En la foto, con sus sobrinos.

 

QUÉ HACE OXFAM

Trabajamos en la isla de Lesbos para atender a refugiados y migrantes que arriesgan su vida por el Mediterráneo. Hemos suspendido nuestra actividad en el campo de Moria en protesta por su conversión en un centro de detención, pero seguimos trabajando en el campo de Kara Tepe. También estamos trabajando en la península griega, apoyando a más de 3.000 personas que viven en 5 campos de la región de Epirus, donde apenas hay presencia de ONG. Hemos instalado duchas y baños y repartimos comida y vales por comida. Las raciones inlcuyen hidratos de carbono (arroz u otros cereales), proteínas (lentejas o frijoles), verduras y pan de pita. El valor nutricional de cada porción se define según ACNUR y la normativa internacional. La comida se distribuye en envase de papel biodegradable para reducir el impacto medioambiental.