AYÚDANOS A LLEGAR A MÁS PERSONAS. DONA AHORA.

Guatemala: no podemos esperar

En países como Guatemala, el cambio climático no es solo una amenaza: estamos ya ante una verdadera emergencia climática que está provocando efectos devastadores en la vida de las personas.

 

Cada vez llueve menos y los periodos de sequía son más largos y frecuentes, lo que provoca que las cosechas se pierdan. La falta de alimentos castiga especialmente a los más pequeños: 1 de cada 2 menores de 5 años sufre desnutrición crónica.

 

Con tu colaboración, lograremos que muchas más personas consigan los alimentos que necesitan para superar esta emergencia climática y evitaremos que miles de niños y niñas sigan sufriendo una desnutrición crónica que pone en riesgo su desarrollo y su vida.

QUIERO HACERME SOCIO/A
QUIERO HACER UN DONATIVO
QUIERO AUMENTAR MI CUOTA

Júlia te cuenta el problema

Nuestra compañera Júlia estuvo allí visitando algunas de las comunidades más afectadas por esta emergencia climática. 

 

¿Quieres conocer exactamente qué está pasando? En este vídeo te explica en primera persona cual es la problemática y cómo estamos trabajando gracias al apoyo de personas como tú, para mejorar la situación de estas comunidades.

La historia de Josefa

Josefa, beneficiarias de uno de nuestros proyectos, se levanta todas las mañanas cuando aún no ha salido el sol y prepara el desayuno para sus cinco hijas. Normalmente prepara tortillas de maíz con sal y, cuando puede, añade frijol o algo de carne que ha comprado en el mercado de Jocotán, a una hora de su comunidad.

Su hija mayor, Isabel, sufrió desnutrición cuando era pequeña. Josefa y su marido Lucas lo recuerdan como una época dura. La niña no podía ir al colegio y tuvo que estar tres semanas en un Centro de Recuperación Nutricional, dónde recibió atención médica. Gracias al apoyo de personas como tú, Josefa y su familia, han conseguido superarlo.

 

Descubre cómo en este vídeo

Cómo trabajamos en oxfam

Colaboramos con organizaciones locales en programas que ayudan a las familias a mejorar sus cosechas mediante técnicas de agricultura y aprovechamiento de agua y les suministramos semillas autóctonas más resistentes.

 

Pero la emergencia climática ha golpeado a estas comunidades de una forma tan repentina e intensa que todo ese trabajo de tantos años ahora es completamente insuficiente.

 

La falta de alimentos hace que lo más urgente ahora sea combatir la desnutrición, sobre todo la infantil, que puede dejar secuelas permanentes en niños y niñas como Isabel, la hija de Josefa. Para ello, repartimos de forma urgente harina fortificada, un alimento nutricionalmente muy completo. Con solo 5 paquetes al mes durante 3 meses un niño o niña puede salir de su peligrosa situación alimentaria.

 

En los casos más graves, llevamos a cabo transferencias bancarias a las mujeres de las familias más vulnerables. Así pueden atender sus necesidades básicas, como comprar alimentos, principalmente maíz y frijoles, sin tener que vender sus animales o herramientas para sobrevivir.

QUIERO HACERME SOCIO/A
QUIERO HACER UN DONATIVO
QUIERO AUMENTAR MI CUOTA

¿Por qué hablamos de emergencia climática?

La emergencia climática ya está afectando a las personas que menos tienen. El aumento de las temperaturas, las sequías y los fenómenos climáticos extremos están provocando la pérdida de medios de vida y que millones de personas estén en peligro. En el Corredor Seco los índices de desnutrición infantil se sitúan por encima de la media nacional: 7 de cada 10 niños y niñas la sufren.

 

Esta región que abarca varios países de Centroamérica, entre ellos Guatemala, la frecuencia y magnitud de las sequías e inundaciones ha crecido en los últimos años a causa del cambio climático y la degradación ambiental. Desde 2015 los cambios en los patrones de lluvias han ocasionado pérdidas superiores al 80% en el mercado guatemalteco de la agricultura, dejando en una situación de vulnerabilidad alimentaria a más de 1,3 millones de personas.

 

Desde Oxfam Intermón llevamos años trabajando en proyectos de resiliencia y adaptación al cambio climático apoyando a las comunidades más afectadas para que se desarrollen y puedan superar las situaciones de crisis climáticas.

corredor-seco-no-podemos-esperar

LA HISTORIA DE LUCAS

Lucas Aldana fue beneficiario de uno de nuestros proyectos en 2015. Entonces recibió transferencias bancarias con las que compró varias herramientas que le permitieron mejorar sus medios de vida y aumentar la calidad de sus cultivos. Actualmente, tiene una parcela dónde cultiva maíz, frijol, yuca y aguacate. Pero, a pesar de todo su esfuerzo, la falta de lluvias ha afectado a sus cosechas.

 

Conoce su historia completa a través del vídeo

¿POR QUÉ TU AYUDA ES VITAL?

Por todo esto #NoPodemosEsperar

QUIERO HACER UN DONATIVO