info@OxfamIntermon.org | 900.22.33.00

FAQS

Emergencias. Salva vidas. Cada segundo cuenta

Nepal: tres años después del terremoto, seguimos apoyando

En abril de 2015, un terremoto sacudió Nepal. Las consecuencias: casi 9.000 personas murieron, 22.000 resultaron heridas, más de 100.000 personas desplazadas y cerca de 750.000 hogares dañados o destruidos. A los casi 8 millones de afectados supervivientes, les cambió la vida. Gracias a todas las personas que nos hicieron llegar su ayuda, pudimos responder a la emergencia desde el primer momento. Aunque el país todavía está recuperándose de la catástrofe, miles de familias han podido rehacer sus vidas.

abril 2015-marzo 2018
PERSONAS BENEFICIADAS

619.071


mujeres
51,4%

hombres
48,6%

LOS PRIMEROS MOMENTOS: LA EMERGENCIA

En Oxfam trabajamos en Nepal desde hace 20 años: esto es lo que nos permitió responder de inmediato y estar al lado de las personas más vulnerables durante los siguientes años. Los primeros momentos fueron clave. La prioridad era proporcionar un lugar seguro a las familias antes de que llegara la temporada de lluvias, y luego aislar la vivienda del frío, con mantas, colchones y bolsas de agua caliente. También trabajamos para prevenir brotes de enfermedades. Durante los siguientes días proporcionamos alimentos, agua potable, instalamos refugios temporales y letrinas. En la fase de emergencia llegamos a más de 400.000 personas.


AGUA POTABLE
Priorizamos dar acceso a agua potable, como necesidad vital, a quienes tienen que desplazarse más de 500 m. para conseguirla o disponen de menos de 15l.


LETRINAS Y ZONAS DE BAÑO
Rehabilitamos o instalamos letrinas y zonas de baño para preservar el saneamiento y reducir el riesgo de enfermedades.


KITS DE HIGIENE Y FORMACIÓN
Distribuimos kits de higiene que incluyen cubos, tazas, jabones, material de higiene personal y realizamos sesiones de formación en salud, protección, etc..

LA RECUPERACIÓN

Cuando empezó la recuperación, nos centramos en reconstruir sistemas comunitarios de agua potable y asegurar medios de vida sostenibles para la población. También trabajamos en planes de preparación en casos de desastre con el gobierno local y las comunidades. Desde el terremoto de hace 3 años hasta ahora hemos llegado a 619.071 personas.

QUÉ HEMOS HECHO

Trabajar para la comunidad

El terremoto devastó también la economía nepalí. Además de graves daños en las casas, carreteras o sistemas de agua, las semillas y herramientas de labranza fueron destruidas, con un enorme impacto para que la población. De 2015 a 2017 impulsamos varias iniciativas para que las personas más vulnerables pudiesen comprar alimentos y tuviesen un trabajo temporal para cubrir las necesidades más urgentes. Estos trabajos remunerados se centraron en la reconstrucción y rehabilitación de los sistemas de riego, las carreteras rurales o los centros de recolección de las cosechas Los salarios eran iguales para hombres y mujeres.

29.207
familias beneficiadas (salario por trabajo comunitario)
41.311
familias reciben apoyo económico para adquirir bienes básicos

Bimala Balami

Bimala Balami tiene 27 años y vive en Dachi Nkali (distrito de Katmandú). "Después del terremoto la gente no sabía cómo se ganaría la vida. Recibí un salario a cambio de trabajo reconstruyendo un canal de riego. Ha sido de gran ayuda para las mujeres porque ahora pueden mantener a sus familias"

 

Agua

Hemos estado trabajando con las comunidades afectadas instalando o rehabilitando sistemas de agua, construyendo viviendas y lavabos en las escuelas, y haciendo talleres de promoción de higiene. Más información y testimonios.

80.302
personas han mejorado el acceso a agua potable
46.172
niñas y niños tienen agua y sanitarios en la escuela

Muna Tamang

Muna Tamang pasaba cinco horas al día recolectando agua antes del terremoto. Como consecuencia del seísmo, la fuente se secó. Con la rehabilitación del sistema de agua, tiene agua potable cerca de su casa. "No puedo imaginarme viviendo aquí si el grifo no hubiera sido rehabilitado. La vida hubiera sido realmente difícil".

 

Seguimos trabajando en Nepal acompañando a la población y apoyando para que salga más fortalecida.

Galería de imágenes

El 25 de abril de 2015, un terremoto sacudió Nepal. Fue seguido por otro fuerte seismo el 12 de mayo y por cientos de réplicas. Casi 9.000 personas perdieron la vida, 22.000 resultaron heridas y cerca de 750.000 hogares quedaron dañados o destruidos.

Un año después del terremoto, los escombros siguen visibles, las perdidas de familiares y vecinos siguen bien presentes y el temor que vuelva a ocurrir en cualquier momento, aterra. Es un día para no recordar, pero no lo olvidarán. A los casi 8 millones de personas afectadas supervivientes, les ha cambiado la vida, de por vida.

(c) Pablo Tosco / Oxfam
El 25 de abril de 2015, un terremoto de 7,6 de la escala Richter, seguido de otro el 12 de mayo, e innumerables réplicas afectó a cerca de 8 millones de personas.
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
Cerca de 9.000 personas murieron, más de 22.000 resultaron heridas y unos 750.000 hogares fueron dañados o destruidos. Un año más tarde, la mayoría de las familias siguen esperando la ayuda oficial para reconstruir su casa.
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Aubrey Wade / Oxfam
Oxfam respondió inmediatamente para salvar vidas proporcionando alimentos y agua potable e instalando refugios temporales y letrinas de emergencia. Hemos conseguido atender a casi medio millón de personas.
(c) Aubrey Wade / Oxfam
(c) Pablo Tosco / Oxfam
Tras la fase de emergencia, nos concentramos en la recuperación y reconstrucción, apoyando a la población a recuperar sus medios de vida para que no caigan en la pobreza extrema y defendiendo sus derechos ante el gobierno, instando a que realice un plan de reconstrucción inclusivo.
(c) Pablo Tosco / Oxfam
(c) Kieran Doherty / Oxfam
Distribuimos kits de cobijo y adaptación al invierno. En la foto se muestra la cola de mujeres en Madanpur, una de las zonas más afectadas, donde hemos realizado un trabajo integral que incluye instalación de letrinas, puntos de agua, distribución alimentos y semillas, kits de higiene...
(c) Kieran Doherty / Oxfam
(c) Kieran Doherty / Oxfam
Thulimaya Lama, de Madanpur, recoge su kit con dos colchones, dos edredones, una lona, algunos utensilios de cocina y algunas mantas. “Estoy muy feliz porque todo ha sido distribuido por igual, sin discriminación alguna” nos cuenta.
(c) Kieran Doherty / Oxfam
(c) Kieran Doherty / Oxfam
Mamata Karki, de Lamosanghu, recoge su vale de productos agrícolas, por valor de 2.000 rupias. Puede elegir qué comprar en las dos tiendas locales entre un listado de materiales. Así podrá cultivar su huerta y reactivamos la economía local.
(c) Kieran Doherty / Oxfam
(c) Kieran Doherty / Oxfam
Mamata está contenta: “Para trabajar en el campo necesito una azada a ciencia cierta. Las semillas de rábanos, nabos y judías son verduras de temporada que puedo cultivar y con la regadera que tengo hacerlas crecer”.
(c) Kieran Doherty / Oxfam
(c) Kieran Doherty / Oxfam
Apoyamos la reconstrucción del camino en Ghairung, que conecta con el pueblo vecino, el centro de salud y el mercado local, beneficiando a 1.140 hogares. Han participado 153 hombres y mujeres, cobrando 510 rupias al día, por 32 días de trabajo.
(c) Kieran Doherty / Oxfam
(c) Kieran Doherty / Oxfam
También la reinstalación de un canal de riego, en el que participa Bimala “Me gusta el trabajo que estoy haciendo porque sé que es para el bienestar de todo mi pueblo. Las personas necesitan el riego adecuado para sus campos. Si no hago este trabajo, la gente ni siquiera podrá comer.”
(c) Kieran Doherty / Oxfam
(c) Kieran Doherty / Oxfam
Oxfam ha proporcionado agua y saneamiento también en escuelas, como la de Chapabhangyang, a la que acuden 300 estudiantes. Hemos instalado letrinas para niños y niñas, una nueva fuente de agua y se imparten clases regulares de higiene.
(c) Kieran Doherty / Oxfam
(c) Kieran Doherty / Oxfam
Un año después del terremoto devastador, Nepal necesita recuperar la esperanza. La reconstrucción de Nepal aún puede ser una oportunidad para lograr no solo un país más fuerte, sino también un país más justo e igualitario. Seguiremos al lado de las personas supervivientes.
(c) Kieran Doherty / Oxfam

Video