AYÚDANOS A LLEGAR A MÁS PERSONAS. DONA AHORA.

El trabajo de cuidados y la crisis global de desigualdad

Cuidar de los demás, cocinar, limpiar y recoger agua y leña son tareas diarias esenciales para el bienestar de la sociedad, las comunidades y la economía. La pesada y desigual responsabilidad del trabajo de cuidados que recae sobre las mujeres perpetúa tanto las desigualdades económicas como la desigualdad de género.

 

En el contexto del Foro Económico Mundial de Davos 2020, denunciamos con un nuevo informe que el actual sistema económico, que ha generado desigualdad extrema, se sostiene en parte gracias al trabajo de cuidados que realizan esencialmente las mujeres, a menudo de forma no remunerada o mal remunerada.

0

BILLONES DE DÓLARES ANUALES

Es el valor económico del trabajo de cuidados no remunerado que llevan a cabo las mujeres en todo el mundo.

0

HOMBRES

Poseen más riqueza que todas las mujeres de África.

0

MILLONES DE HORAS DIARIAS

Son las que se trabajaron en cuidados en España sin remunerar en 2018.

TIEMPO PARA EL CUIDADO

La desigualdad económica está fuera de control. En 2019, los 2153 milmillonarios que hay en el mundo poseían más riqueza que 4600 millones de personas. Esta enorme brecha es consecuencia de un sistema económico fallido y sexista que valora más la riqueza de una élite privilegiada, en su mayoría hombres, que los miles de millones de horas del esencial trabajo de cuidados no remunerado o mal remunerado que llevan a cabo fundamentalmente mujeres y niñas en todo el mundo.

Quién asume el trabajo de cuidados

En muchas comunidades de todo el mundo las mujeres siguen enfrentándose a grandes dificultades. Pero también empieza a haber más igualdad entre mujeres y hombres. Las mujeres están más empoderadas. 

"La gran cantidad de tareas que nos asignaban a las mujeres nos impedía estar al mismo nivel que los hombres de la comunidad. Siempre había una brecha entre mujeres y hombres: en términos de salario, educación o tiempo para realizar actividades fuera del hogar."

ROWENA ABEO

Cuidadora de día en Salcedo Town, Samar Oriental, Filipinas

"Me di cuenta de que los hombres deberían estar más involucrados en las tareas domésticas. Ahora, además de limpiar la casa, lavar platos y ropa, y buscar agua, ayudo a mis hijos a comprender la importancia de compartir el trabajo de cuidados. Mi familia es más feliz ahora que compartimos el trabajo."

Marino Cahipo

Padre de tres hijos y pescador en Filipinas