info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

24/04/2013

La tasa a los bancos podría beneficiar a de más de un millón de españoles en riesgo de exclusión

Oxfam Intermón pide al Gobierno que aplique la tasa a las transacciones financieras internacionales desde el 1 de enero de 2014 y que su recaudación se destine íntegramente a la lucha contra la pobreza y la desigualdad en España y en los países más pobres.

Este mecanismo podría recaudar 5.000 millones de euros en nuestro país y sería efectivo, además, para frenar la especulación, evitar la fuga de capitales y la evasión fiscal.

(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón

La tasa a las Tasa Robin Hood no puede financiar al sector financiero. Tiene que ser invertida íntegramente en el alivio de la pobreza.

(c) Pablo Tosco / Oxfam Intermón
"Este impuesto al sector financiero, culpable del estallido de la crisis, no puede ir destinado al rescate de los bancos (al que ya se han destinado ingentes cantidades de fondos públicos), ni a cubrir el déficit, al que se destinan en la actualidad 1 de cada 3 euros de los presupuestos del Estado. La implantación de esta tasa es un triunfo de organizaciones sociales y para que sea realmente una Tasa Robin Hood, sus fondos tienen que dedicarse a mejorar la vida de las personas que más sufren los efectos de la crisis sin haber contribuido a su génesis"

La tasa a las transacciones financieras (TTF) internacionales recaudaría en nuestro país, si se aplica en toda su amplitud, unos 5.000 millones de euros que podrían aliviar la pobreza y los niveles de desigualdad de las personas que más sufren las consecuencias de la crisis tanto en España como en los países más pobres. De hecho, parte de ese dinero (1.800 millones de euros) podría garantizar en nuestro país una renta mínima a casi 450.000 hogares, asegurando que los más de 1.170.000 personas que hoy no cuentan con ningún ingreso, se beneficiasen de ella. Esto supondría hacer universal una renta de inserción Activa reformada. Esta es una de las conclusiones de la propuesta "Una tasa contra la pobreza" que hoy presentó Oxfam Intermón.

A nivel global, la tasa también serviría para compensar el brutal recorte de nuestro país a la cooperación internacional, que cayó en un 70% en los últimos tres años (mientras que el conjunto de países donantes la redujeron en conjunto un 5%). Así, partidas como las destinadas a ayuda  humanitaria podrían pasar de 20 millones presupuestados hoy a 250 millones, lo que permitiría atender a más de 7 millones de víctimas de conflictos y desastres naturales. De la misma manera, Oxfam Intermón propone destinar 500 millones a la lucha contra el hambre y el cambio climático.

"España debe poner en marcha la tasa a las transacciones financieras de manera inmediata. Es decir que los presupuestos Generales del Estado para 2014 recojan los ingresos y los gastos de esta tasa y que se destine íntegramente a ayudar a las víctimas de la crisis tanto en España como en los países más pobres", afirma José María Vera, director general de Oxfam Intermón en la presentación.

Hoy en día existen en España 12,5 millones de personas que viven en la pobreza (según Cáritas) y el número podría incrementarse hasta los 18 millones en 2022, según un informe de Oxfam Intermón, si no se ponen medidas urgentes. En el mundo más de 1.200 millones de personas viven en la pobreza extrema. Sin embargo las medidas de austeridad aplicadas en nuestro país suponen el abandono de políticas sociales y una carga excesiva sobre las personas más vulnerables tanto aquí como fuera. 

El informe destaca también que la TTF, conocida como Tasa Robin Hood, tendrá beneficios más allá de su poder recaudatorio, pues permitirá frenar la especulación y evitará la fuga de capitales y la evasión fiscal. "Una tasa que se aplique al máximo número de productos financieros, arrojará luz sobre los movimientos de capitales en un momento en que tanto la ciudadanía como los principales líderes europeos y globales están convencidos de que la evasión fiscal es uno de los principales problemas de nuestro sistema económico", comenta Vera.

"Este impuesto al sector financiero, culpable del estallido de la crisis, no puede ir destinado al rescate de los bancos (al que ya se han destinado ingentes cantidades de fondos públicos), ni a cubrir el déficit, al que se destinan en la actualidad 1 de cada 3 euros de los presupuestos del Estado. La implantación de esta tasa es un triunfo de organizaciones sociales y para que sea realmente una Tasa Robin Hood, sus fondos tienen que dedicarse a mejorar la vida de las personas que más sufren los efectos de la crisis sin haber contribuido a su génesis", afirma Vera.

Una tasa europea

Once países de la UE aprobaron imponer una TTF que se estima que recaude entre 30.000 y 35.000 millones de euros al año según la estimación de la Comisión Europea. Si bien su puesta en marcha está fijada para finales de 2014, no hay nada que impida a los países adelantar su aplicación. De hecho Francia ya la ha iniciado su recaudación.

Según la propuesta de la Comisión Europea de febrero de este año, la tasa tendrá un tipo mínimo del 0,1% sobre la compra-venta de acciones y bonos y un 0,01% para productos derivados. Una tasa minúscula con escaso poder de distorsión de las operaciones y que recaerá sobre los operadores financieros, sin tener impacto sobre la ciudadanía o sobre la economía real. 

El informe destaca la necesidad de aplicar la tasa a una amplia gama de productos financieros, incluyendo los derivados y evitando excepciones que promocionen unos productos sobre otros. Esto sólo llevaría a un trasvase de capitales para evitar el impuesto. “Su aplicación debería extenderse en un futuro cercano a la transacciones en divisas para abarcar así un mecanismo en el que la especulación genera efectos económicos y sociales muy negativos”. ¿esto es declaración o texto?

Asignación de fondos

Oxfam Intermón propone que los fondos derivados de la TTF no deben destinarse a políticas públicas que garantizan derechos universales, cuya financiación no admite recortes y debe salir enteramente de los Presupuestos Generales del Estado, como la salud o la educación. La TTF debe suponer recursos adicionales al presupuesto y tienen que dar respuesta a situaciones de pobreza y a necesidades no cubiertas provocadas por la crisis y por los recortes en programas sociales y de ayuda derivados de ella.

Propuesta de asignación de los 5.000 millones que recaudaría la TTF (50% para políticas sociales en España y 50% para lucha contra la pobreza y la desigualdad en países en desarrollo)

En nuestro país:

  • 1.800 millones: renta mínima a todas las familias sin ingresos, 1.178.000 personas
  • 400 millones: becas comedor, libros y material escolar, 1.140.000 niños
  • 200 millones: ONG que trabajan con  colectivos excluidos: mujeres y niños víctimas de violencia, menores en riesgo de exclusión, drogodependientes
  • 100 millones: políticas de integración social de inmigrantes 

Cooperación Internacional y cambio climático:

  • 250 millones: Acción Humanitaria en emergencias
  • 500 millones: Lucha contra el hambre y mitigación del impacto del cambio climático.
  • 250 millones: Salud, especialmente sida, malaria y tuberculosis
  • 250 millones: Infancia, educación y nutrición
  • 100 millones: Acceso a agua limpia
  • 150 millones: ONGD para América Latina y África
  • 250 millones: Cooperación bilateral con América Latina y África
  • 400 millones: Fondo Verde contra el cambio climático
  • 350 millones: Lucha contra el cambio climático en España. Ahorro y eficiencia energética.

Documentos Relacionados