info@OxfamIntermon.org | 900.22.33.00

FAQS

20/03/2019

Día Mundial del Agua

Oxfam Intermón apuesta por la innovación para proporcionar agua a millones de personas

El contagio de enfermedades causadas por el agua en mal estado o la falta de higiene provoca más de 840.000 muertes al año. La ONG crea un innovador kit de lavado de manos con el que salvará millones de vidas.

1.000 niñas y niños mueren al día a causa del agua en mal estado, la falta de saneamiento o una higiene inadecuada
  • La organización es experta en proyectos de WASH (Agua, Saneamiento e Higiene por sus siglas en inglés), que integran la innovación sostenible y local para satisfacer las necesidades de las personas más pobres. Oxfam ha atendido a más de 15 millones de personas en su respuesta humanitaria, en la que se incluye el suministro de agua, saneamiento e higiene.
  • Oxfam Intermón es pionera en la instalación de sistemas de solarización para el bombeo de agua en campos de personas refugiadas y desplazadas en todo el mundo. Es una solución sostenible y barata que puede reducir los costos del sistema de agua hasta en un 90%.

Oxfam Intermón, la ONG experta en WASH, ha atendido a más de 15 millones de personas en su respuesta humanitaria, en la que se incluye el suministro de agua, saneamiento e higiene, y recuerda, en el marco del Día Mundial del Agua (que se celebra el día 22), que más de 2.100 millones de personas en todo el mundo no tienen todavía acceso a agua potable en sus hogares, sobre todo en las zonas rurales, y son las mujeres las más perjudicadas por esta situación. Además, 1.000 niñas y niños mueren al día a causa del agua en mal estado, la falta de saneamiento o una higiene inadecuada.

“El agua potable, el saneamiento eficaz y la higiene son fundamentales para la vida de cada persona y de cada comunidad. El agua es un derecho. Es esencial para la vida, para la salud, para construir sociedades más equitativas y poder generar, para hombres y mujeres, niños y niñas, oportunidades que les permitan construir un futuro sin pobreza”, señala el director general de Oxfam Intermón, José María Vera.

Por eso, la ONG no cesa en investigar e incorporar innovaciones para aportar soluciones sostenibles en agua, higiene y saneamiento para mejorar la vida de las personas más vulnerables. Así, la fabricación del nuevo kit de lavado de manos nace con el objetivo de salvar millones de vidas ya que, lavarse las manos con agua y jabón, puede reducir el riesgo de enfermedades diarreicas en casi la mitad. Las diarreas son la causa del 40% las muertes en la fase aguda de una emergencia, el 80% de las cuales se da entre niñas y niños menores de dos años.

Este kit, desarrollado junto con dos estudiantes de Reino Unido, aporta los atributos necesarios para un buen poste de lavado de manos: conservación del agua, facilidad de uso y transporte, drenaje adecuado, altura ajustable, espacio para el jabón, robustez, amplitud y atractivo. El mantenimiento y la gestión de este invento son sencillos, lo que permitirá conservar mejor los escasos recursos hídricos, y la durabilidad de los materiales hace que el kit sea adecuado para un uso sostenible a largo plazo. Después de la buena acogida de cuatro prototipos, testados en el campo de refugiados de Nduta, en Tanzania, y el de Kyaka, en Uganda, la confederación Oxfam podrá implementar próximamente el kit definitivo en sus respuestas humanitarias. Con él, se pretende aumentar las tasas de lavado de manos y, en consecuencia, reducir la incidencia de enfermedades, así como facilitar el acceso a agua para las mujeres y las niñas, las personas ancianas y las que tienen alguna diversidad funcional.

Pionera en instalación de bombeo de agua con energía solar

Por otro lado, Oxfam es pionera en la instalación de sistemas de bombeo de agua a gran escala utilizando energía solar en campos de personas refugiadas en todo el mundo. Instaló los primeros sistemas en la década de los ochenta, y en el momento en el que el coste de los paneles fotovoltaicos se redujo, fue la primera organización en aplicarlos en campos con altas demandas como el Dadaab, en Kenia, en 2012.

La viabilidad de esta energía renovable en el contexto humanitario ha hecho que la propia ONG despliegue estos sistemas en otros campos de personas desplazadas y refugiadas, como por ejemplo en Sudán del Sur, Tanzania y Etiopía. El más grande bombea más de 60.000 litros de agua por hora y puede satisfacer las necesidades de 15.000 personas durante el día. Actualmente, solo en Kenia, este sistema proporciona más de dos millones de litros de agua todos los días, llegando a 250.000 personas. Además de los beneficios en salud pública y en medios de vida por tener agua asequible y más segura, se estima un ahorro de 360.000 litros de diésel y 955 toneladas de emisiones de carbono cada año. En conclusión:la energía solar puede reducir los costos del sistema de agua hasta en un 90%. Las implicaciones de este sistema son positivas tanto para las personas refugiadas atrapadas en crisis humanitarias cada vez más prolongadas (ACNUR estima que la media de un campo de refugiados ahora es de 24 años), como para las comunidades rurales afectadas por la sequía en África subsahariana.

“En muchos países, el conocimiento sobre las bombas solares y los beneficios de la energía solar sigue siendo bajo y por esto es tan importante este proyecto, para expandir la iniciativa. Se está acelerando lo inevitable: la energía solar renovable es el futuro. Con los beneficios de la solarización más que comprobados, perseguimos desarrollar nuevas tecnologías para disminuir el riesgo de salud pública. Pretendemos incidir en que otras agencias y gobiernos locales adopten y se adapten, y publiquen el aprendizaje a través de revistas académicas, el Cluster Mundial de WaSH y el Foro de Salud Ambiental de Emergencia (EEHF). Cuanto antes se amplíe, más personas afectadas por crisis humanitarias podrán tener acceso a agua segura”, declara la Responsable de Acción Humanitaria en Oxfam Intermón, María Chalaux.

Una de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 consiste en garantizar la disponibilidad y la gestión sostenible del agua y el saneamiento para todas las personas de aquí a 2030. El uso del agua ha venido aumentando un 1% anual en todo el mundo desde los años 80 del siglo pasado, y se espera que siga aumentando a un ritmo parecido hasta 2050, lo que representa un incremento del 20 al 30% por encima del nivel actual de uso del agua. A este ritmo, los niveles de escasez seguirán aumentando a medida que crezca la demanda de agua y se intensifiquen los efectos del cambio climático.

Así, la ONG también se suma a la campaña “No dejar a nadie atrás”, impulsada por Naciones Unidas, para recordar las desigualdades que afrontan las poblaciones más vulnerables a la hora de acceder al agua, especialmente las mujeres y las niñas, responsables de acarrear el agua en 8 de cada 10 casos en los que las familias no disponen de fuentes de agua potable en la vivienda. Proporcionar agua potable es básico para vencer la pobreza y reducir las desigualdades.

El agua en las crisis humanitarias

Durante el último año (ejercicio 2017-2018), Oxfam ha atendido a más de 15 millones de personas en su respuesta humanitaria, en la que se incluye el suministro de agua en cantidad y calidad adecuadas, instalaciones de saneamiento e higiene, así como soporte para afrontar situaciones similares en el futuro. Las guerras y los desastres afectan a las personas más vulnerables, exponiéndolos a la violencia y a las enfermedades. La organización ha respondido a las complejas emergencias de todo el mundo:

En Yemen, la peor crisis humanitaria del mundo, ha proporcionado agua potable y servicios de saneamiento, rehabilitado sistemas de suministro de agua y construido letrinas, llegando a más de 2 millones de personas. En Siria, anualmente Oxfam proporciona agua limpia a más de 1 millón de personas. En Irak, la ONG trabaja en cinco gobernaciones diferentes, reparando plantas de tratamiento de agua y realizando sesiones de promoción de higiene, llegando a casi 3 millones de personas en el último año (ejercicio 2017-2018). Solo en la Ciudad Vieja de Mosul, ha reparado tuberías dañadas que llevaban agua corriente a 130.000 personas. También en el campo de personas refugiadas de Cox’s Bazar, en Bangladesh, donde viven casi un millón de personas rohingya, Oxfam ha construido 500 pozos de agua, ha distribuido jabón y ha instalado puntos de agua, inodoros y duchas. En este mismo emplazamiento, ha inaugurado recientemente la planta de tratamiento de residuos más grande jamás construida en un campo de personas refugiadas, capaz de procesar los residuos de 150.000 personas, 40 metros cúbicos por día.

Asimismo, la ONG también ha respondido con agua, saneamiento e higiene en Sudán del Sur, en la región del Lago Chad, en República Democrática del Congo, en el tsunami en Indonesia y en la caravana de migrantes en Latinoamérica, entre otros.

 

Notas para la edición:

  • Fotos del Kit de lavado de manos aquí
  • Fotos del trabajo de Oxfam Intermón en agua, higiene y saneamiento aquí
  • Dossier de Oxfam Intermón sobre el Día Mundial del Agua aquí
  • Imágenes VNR sobre el trabajo de Oxfam Intermón en agua aquí
  • Información del trabajo de Oxfam Intermón en proyectos de agua aquí
  • Última hora: tras el impacto del ciclón Idai en el sureste de África el pasado 14 y 15 de marzo, Oxfam Intermón proporcionará agua y saneamiento a las personas afectadas por el ciclón en Malawi, Mozambique y Zimbabwe.

*Atribuir el copyright de las imágenes descrito en cada caso.