info@OxfamIntermon.org | 900.22.33.00

FAQS

10/11/2015

Oxfam Intermón denuncia el uso del agua como arma de guerra en la República Centroafricana

  • El conflicto que desde hace 4 años afecta a  la República Centroafricana se ve agravado por la utilización del agua como arma de guerra.
  • La destrucción de infraestructuras, los ataques contra mujeres y niñas en sus desplazamientos para buscar agua e incluso la contaminación de pozos con cadáveres son algunos de los métodos utilizados, según ha constatado Oxfam Intermón durante su trabajo en el país.
  • La organización quiere llevar agua potable a 150.000 personas en la zona

Imagen de la campaña En la guerra no solo las armas matan. El agua, también.

La destrucción de infraestructuras, los ataques contra mujeres y niñas en sus desplazamientos para buscar agua e incluso la contaminación de pozos con cadáveres son algunos de los métodos utilizados

El conflicto en la República Centroafricana (RCA) comenzó en el año 2012 y todavía no se ha resuelto, como muestran los enfrentamientos registrados desde septiembre de 2015. Los problemas relacionados con el agua han agravado la situación de la población desplazada y refugiada (más de 850.000 personas, el 20% de la población), que en muchos casos no puede retornar a sus hogares porque su suministro habitual se ha visto contaminado o destruido por las milicias en conflicto.

Como recuerda José María Vera, director general de Oxfam Intermón, “privar a la población del bien más preciado y necesario que existe es un crimen de guerra, además de un acto de crueldad humana”.

Pozos contaminados con cadáveres

Un ejemplo claro es la contaminación de pozos con cadáveres. “Durante el conflicto, cuando atacaban los barrios, tiraban los cuerpos de las víctimas a los pozos para que los habitantes no volvieran nunca a beber de esos pozos y así no volvieran al barrio”, explica Ferran Puig, director de Oxfam Intermón en la República Centroafricana.

En situación de conflicto, hay mucha gente que tiene que dejar su tierra y su sustento, que tiene que empezar de cero y, en un país en que las infraestructuras de distribución de agua son casi inexistentes, este tipo de ataques suponen “una grave afrenta para las comunidades y crea un clima de terror” añade Puig.  “Hay que tratar de ponerse en su lugar para comprender la tragedia que esto supone, sobre todo cuando esa vuelta a empezar se ha de hacer privado absolutamente de todo y en uno de los países más pobres de la tierra”. La República Centroafricana ocupa el lugar 185 de los 187 países contabilizados en el Índice de Desarrollo Humano.

“Durante los enfrentamientos lo perdí todo. Mi casa, mis bienes, mi ganado. Los cuerpos de personas asesinadas fueron arrojados a los pozos de agua. Ese agua ya no se podía beber” denuncia Jean Louis Pogbia, de 56 años, que vive en Bria.

En otros casos las víctimas directas son mujeres y niñas, tradicionalmente encargadas del aprovisionamiento de agua. En las zonas rurales han sufrido ataques durante los desplazamientos, más largos a raíz del conflicto debido a la inutilización de las fuentes más próximas a sus hogares. “Muchas mujeres viven aterrorizadas”, explica Ferran Puig, “temerosas ante la perspectiva cotidiana de llevar a cabo una tarea tan simple, de poder cumplir con un derecho tan primordial como es el acceso al agua”.

El trabajo de Oxfam Intermón

Oxfam Intermón trabaja para llevar agua, saneamiento y kits de higiene a las víctimas de la guerra. Buena parte de los esfuerzos de la organización en el país se concentran en proporcionar agua y saneamiento a la población que ha dejado su hogar para que pueda sobrevivir y en la rehabilitación o construcción de pozos y sistemas de distribución duraderos para facilitar el retorno de desplazados y refugiados a sus barrios, y puedan reiniciar su vida. En total, Oxfam Intermón pretende dar acceso a agua de calidad y proveer de saneamientos a 150.000 personas.

El acceso a agua potable para beber, cocinar y lavarse es esencial para la vida y también para evitar que se propaguen enfermedades como el cólera y la diarrea, que afectan principalmente a los niños. Las enfermedades relacionadas con la falta de agua potable y saneamiento representan entre el 18 y el 35% de todas las enfermedades en RCA y sin agua limpia se acentúan los niveles de desnutrición, que ya son graves en el país (se estima una media nacional de malnutrición crónica del 40,8%).

Entre las actividades que realiza Oxfam Intermón está la construcción y acondicionamiento de pozos, letrinas y sistemas de distribución de agua, la instalación de tanques de agua, la formación de equipos para mantener estas instalaciones, la educación en materia de higiene  y la distribución de agua en camiones cisterna en barrios y campos de desplazados. Oxfam Intermón es el primer agente en términos de agua y saneamiento en los campos de desplazados de Bangui, la capital, donde también se ocupa de gestionar la estación de producción y tratamiento de agua destinada a esos campos.

Notas para editores

La República Centroafricana vive desde 2012 el resurgir de un conflicto con amplias y variadas raíces en la desigualdad regional, el abuso de poder, la injerencia extranjera y la existencia de grandes riquezas naturales. Todos estos factores han moldeado el conflicto, aunque el factor religioso, exacerbado por los líderes políticos y militares tanto cristianos como musulmanes, ha ido marcándolo de forma creciente.

La violencia intercomunitaria ha costado miles de vidas en una espiral de ataques y contraataques revanchistas entre musulmanes y cristianos. A raíz de un precario acuerdo de paz firmado en mayo del 2015 en la actualidad hay un gobierno de transición a la espera de que, entre finales del 2015 y comienzos del 2016, se celebre un proceso electoral que dé lugar a una nueva constitución y un nuevo gobierno.

En la actualidad hay, según datos de la ONU, 400.000 personas desplazadas por el conflicto en el interior del país y otras 450.000 que han huido a los países vecinos. 2,7 millones, la mitad de la población, necesitan ayuda para poder sobrevivir.

663 millones de personas en el mundo carecen de acceso a agua limpia. Lo que equivale a 1 de cada díez personas.

En todo el mundo, 1.800 millones de personas se abastecen de una fuente de agua potable contaminada por heces.

El agua contaminada puede transmitir enfermedades como la diarrea, el cólera, la disentería, la fiebre tifoidea y la poliomielitis. Se calcula que provoca más de 500.000 muertes por diarrea al año.

Disponemos de portavoces en España y en  República Centroafricana en español.

Para donativos, envía un SMS con la plabra VIDA al 28018 o entra en www.cambiasuagua.org

CAMBIA SU AGUA, SALVA SU VIDA

 

Para más información:

Claudia Lepori

clepori@oxfaimintermon.org

93 214 75 53 y 647 530 229

 

María Sánchez-Contador

mcontador@oxfamintermon.org

93 214 75 91 y 638 239 541