info@OxfamIntermon.org | 900.22.33.00

FAQS

11/07/2018

Oxfam Intermón plantea alternativas a las políticas migratorias europeas

La ONG presenta un documento de estudio elaborado con la colaboración de porCausa 

Las políticas europeas parten de considerar los movimientos de personas como amenaza, crisis, problema o invasión, cuando en realidad la migración bien gestionada puede funcionar como un bien público global, según la ONG.

Las políticas migratorias y las tendencias que muestran tanto los Estados miembro como la Unión Europea caminan en la dirección equivocada al partir de un diagnóstico erróneo, según la organización Oxfam Intermón, que apunta a alternativas a explorar para beneficiar a los países de destino, a los de origen y a las personas que migran.

A pesar de la retórica alarmista, Oxfam Intermón destaca que el grueso de los flujos migratorios que llegan y abandonan Europa lo hacen de manera regular. En el año 2016, por ejemplo, 4,3 millones de personas accedieron de manera legal a la UE, mientras que el número de intentos de acceso irregular fue de menos de medio millón. La movilidad humana responde con naturalidad a incentivos económicos y sociales que pueden ser gobernados de forma más inteligente.

Las políticas europeas parten de considerar los movimientos de personas como amenaza, crisis, problema o invasión, cuando en realidad la migración bien gestionada puede funcionar como un bien público global, según la ONG.  

“Hay modelos y alternativas para cambiar el enfoque y lograr beneficios enormes”, asegura Eva Garzón, responsable de Desplazamiento Global de Oxfam Intermón. “Está demostrado que las personas inmigrantes y refugiadas enriquecen a las sociedades de acogida, en términos económicos, demográficos y de innovación.  Lo demás es el triunfo de una política alarmista que busca beneficiarse del miedo”. 

Oxfam Intermón ha presentado un documento, elaborado en colaboración con la Fundación porCausa, que sugiere medidas alternativas a partir del análisis de las decisiones tomadas por los líderes europeos en las últimas dos décadas, pero especialmente desde que en el año 2015 el conflicto de Siria y otros expulsaran hacia el continente a más de un millón de personas.

Desde entonces, la política migratoria de la UE ha estado marcada por cuatro tendencias:  la securitización de la gestión de fronteras, la privatización de políticas y servicios básicos, la externalización del control migratorio y la criminalización narrativa y electoral de las personas migrantes.

Frente a esto, el informe sugiere explorar una serie de propuestas alternativas basadas en la ética y la política, y que involucren a las tres partes implicadas: países de origen, países de destino y personas migrantes. Las reformas planteadas girarían en torno a cuatro ejes:

  1. proteger los derechos ya establecidos;
  2. dotar de algún tipo de protección a personas desplazadas forzosas que quedan fuera de las convenciones para personas refugiadas, como las víctimas del cambio climático;
  3. facilitar la movilidad segura de los trabajadores y trabajadoras a través de distintas herramientas: procesos de contratación, cuotas basadas en las necesidades del mercado de trabajo, acceso a servicios básicos, visados para búsqueda de trabajo.
  4. Optimizar el impacto de las migraciones en el desarrollo a través de cupos que  beneficien a determinadas regiones, del uso productivo de las remesas o de la implicación de las personas expertas en desarrollo en el diseño de las políticas migratorias

Oxfam Intermón considera que Europa y el conjunto de la comunidad internacional tienen ante sí varias oportunidades en los próximos meses para avanzar en estas reformas: la nueva agenda europea de migraciones, las actuales negociaciones para un Pacto Mundial sobre Migraciones y las experiencias que ya funcionan, tanto a nivel bilateral como plurilateral, relacionadas con la facilitación del empleo o la formación de capacidades laborales.

“Se trata de medidas y alternativas a explorar para empezar a reorientar las políticas migratorias”, concluye Garzón. “Podemos construir sobre experiencias de gestión de la migración que tienen ese enfoque y que España ha adoptado en los últimos años: la sanidad universal, los programas de migración temporal o la portabilidad de beneficios sociales entre España y Latinoamérica”.

Documentos relacionados