info@OxfamIntermon.org | 902 330 331 | 933 780 165

FAQS

06/05/2015

Oxfam Intermón propone a los partidos políticos medidas para reducir la desigualdad extrema y la pobreza

Aumentar el salario mínimo a 1.000 euros en España, incrementar la ayuda oficial al desarrollo al 0,4% de la Renta Nacional Bruta o una ley contra la evasión fiscal, son algunas de las medidas

Las propuestas tienen rostro humano y se centran en políticas de cooperación internacional, salariales, de protección social, fiscales y de participación ciudadana

La organización pondrá en marcha una herramienta de vigilancia de los compromisos de los partidos en materia de políticas sociales durante la campaña electoral

© Ariet – Creative Commons
© Ariet – Creative Commons
“La pobreza y el incremento de la desigualdad no caen del cielo, sino que son consecuencia de políticas que se pueden revertir. El recorte del gasto público destinado a servicios sociales básicos desde el inicio de la crisis ha tenido consecuencias demoledoras sobre la ciudadanía y sus efectos se dejarán notar durante generaciones si no se corrige el rumbo. Los partidos políticos no pueden mirar hacia otro lado, sino proponer y asumir medidas que alivien la situación de los más vulnerables dentro y fuera de España y ayuden a construir una sociedad más justa y equitativa”

Oxfam Intermón hace públicas hoy una batería de propuestas encaminadas a luchar contra la pobreza y la exclusión social, así como a disminuir la desigualdad tanto en España como en los países en desarrollo y pide a los partidos políticos que concurren a las próximas elecciones generales que las incorporen en sus programas electorales. Las propuestas, recogidas en 6 documentos que abarcan temas de cooperación internacional al desarrollo y protección de civiles en los conflictos; salariales;  de protección social; fiscales y de participación democrática, pretenden generar debate y poner el foco en la necesidad de un cambio de políticas que beneficien a las personas.

Según datos de Naciones Unidas, tan sólo el 27% de la población mundial tiene una protección social adecuada y más de la mitad de la población no tiene ninguna cobertura. Esto significa que la mayoría de las personas no tienen acceso a pensiones, ni seguridad social, ni mucho menos una renta básica. Millones de personas tampoco tienen garantizado el acceso a la salud ni a la educación, a pesar de las metas que la comunidad internacional se fijó en el año 2001 con los Objetivos de Desarrollo del Milenio. La ayuda a los países en desarrollo se desplomó en nuestro país desde el 2008 reduciéndose en más de un 70%. Mientras que España solo dedicará 17 millones a responder a todas las crisis humanitarias de este año  (como el devastador terremoto de Nepal), en tan solo en 10 días la población aportó 1,7 millones de euros a Oxfam Intermón ayudar al pueblo nepalí. 

“Es urgente que España incremente su solidaridad internacional y que ésta sea acorde con el lugar que ocupa como 13º economía mundial. Se precisa de un pacto de Estado para asegurar que esta política pública no varía al vaivén de intereses partidistas y que se asegure un incremento de las partidas hasta alcanzar el 0,4% de la Renta Nacional Bruta al final de la legislatura”, afirma Lara Contreras, responsable de relaciones institucionales de Oxfam Intermón.

Las propuestas hechas públicas hoy buscan asegurar que todas las personas tanto dentro como fuera de España tengan unos ingresos suficientes y unas garantías en políticas sociales que les permitan tener una vida digna. Entre estas iniciativas para España figuran el incremento del salario mínimo interprofesional (a 1.000 euros, acercándose a los países de nuestro entorno), reducir de 1 a 10 la diferencia salarial entre salarios medios y los más altos dentro de instituciones y empresas, y el establecimiento de una renta mínima para garantizar unos ingresos a las personas más vulnerables, trabajen o no.

Para financiar medidas como la renta mínima y las políticas sociales, la organización propone recaudar más de los que más tienen y pide a los partidos que incorporen en sus propuestas una Ley contra la evasión fiscal y una política fiscal que grave más las rentas del capital en lugar de las del trabajo y el consumo. Además con lo recaudado se debe garantizar una mayor inversión y blindaje de las políticas públicas. El fraude fiscal cuesta cada año a España unos 59.000 millones de euros, el 72% de los cuales pertenece a grandes empresas y grandes fortunas. Esta cifra es mayor que todo el presupuesto de sanidad (57.000 millones) de nuestro país. De la misma manera, los países en desarrollo pierden cada año más de 100.000 millones por malas prácticas e incentivos fiscales a las empresas. Esta cantidad es cuatro veces superior a lo que se necesita para escolarizar a todos los niños del mundo. 

“La pobreza y el incremento de la desigualdad no caen del cielo, sino que son consecuencia de políticas que se pueden revertir. El recorte del gasto público destinado a servicios sociales básicos desde el inicio de la crisis ha tenido consecuencias demoledoras sobre la ciudadanía y sus efectos se dejarán notar durante generaciones si no se corrige el rumbo. Los partidos políticos no pueden mirar hacia otro lado, sino proponer y asumir medidas que alivien la situación de los más vulnerables dentro y fuera de España y ayuden a construir una sociedad más justa y equitativa”, afirma José María Vera, director general de Oxafm Intermón.

Desde el 2007 la pobreza y la exclusión social se han incrementado de forma alarmante en nuestro país, pasando de un ya vergonzante 10,3 millones de personas viviendo en la pobreza y la exclusión social a 12,6 millones en 2013 (último año con datos consolidados). Esto supone un incremento de 2,3 millones de personas en cinco años. 

En España el gasto público en Servicios Sociales Básicos (que incluyen pensiones, servicios sociales y promoción social, fomento del empleo, desempleo y vivienda)  se ha reducido en un 22,6% entre el año 2000 y el año 2015. Además, desde el año 2009 se ha recortado el presupuesto de todas las políticas sociales. El porcentaje del PIB destinado a educación y sanidad por habitante se ha reducido en un 20%. 

Desde el inicio de crisis económica en 2008, las diferencias salariales se han incrementado sin pausa. Según datos del INE los salarios nuevos son el 40% más bajos que los antiguos y hoy en día el 60% de los asalariados viven con ingresos menores a los 1.000 euros.

Paralelamente las políticas de protección social, que apoyan a las personas más vulnerables, son las que han sufrido los recortes más drásticos desde el inicio de la crisis. El presupuesto destinado a la infancia y a las familias se ha recortado desde 2008 en un 91%, una flagrante contradicción si se confronta con las  necesidades de los 2,8 millones de niños y niñas que viven en exclusión. Las partidas destinadas a otros sectores vulnerables como la población inmigrante, las personas con discapacidad, y las personas mayores o dependientes, han sufrido todas ellas una caída histórica. Concretamente bajadas del 79%, 69%, 50% y 26% respectivamente desde 2008 a 2015.

Como parte de la campaña, Oxfam Intermón comenzará a escuchar desde el próximo día 8 de mayo los compromisos de los distintos partidos políticos y sus candidatos en materia de políticas sociales. Este monitoreo se hará público en una herramienta web y pretende informar a la ciudadanía de los compromisos adquiridos. La herramienta no pretende inclinar el voto en ningún sentido, pero sí que los ciudadanos puedan tomar una decisión informada y responsable a la hora de votar. La herramienta analizará discursos, programas electorales y más adelante el cumplimiento de dichos programas por el próximo Gobierno y la oposición.

Nota: para consultar todas las medidas propuestas ir a: http://bit.ly/1FOV0ob