info@OxfamIntermon.org | 900.22.33.00

FAQS

12/03/2013

Más de 325.000 personas han muerto a causa de la violencia desde que se paralizaran las negociaciones sobre armas en julio

•    El actual borrador del Tratado de Comercio de Armas contiene muchas lagunas que exigen una revisión urgente, según un nuevo informe de 
Oxfam Intermón y Safeworld

•    Las organizaciones piden a los líderes mundiales en vísperas de la nueva Conferencia sobre el Tratado, que adopten normas sólidas sobre las transferencias de armas, que matan en el mundo a una persona por minuto

•    El documento demanda  controles  más estrictos sobre la venta de municiones así como de piezas y componentes de armamentos de los que contempla el actual borrador consensuado en julio de 2012.

(C) Oxfam Intermón

Acto de movilización en Madrid en protesta por las carencias de la legislación sobre armas: un colador que deja pasar transacciones peligrosas.Cada minuto en el mundo muere una persona a causa de la violencia armada.

(C) Oxfam Intermón
"Más de una persona muere cada minuto a causa de la violencia armada. Se ha derramado demasiada sangre debido a la falta de regulación del comercio de armas y municiones. La historia ha demostrado que los tratados fuertes crean normas internacionales estrictas y logran imponer el cambio"

Más de 325.000 personas han perdido la vida a causa de la violencia armada desde que el pasado mes de julio se paralizaran las negociaciones sobre un tratado que regule por primera vez el comercio mundial de armas, han denunciado hoy Oxfam –Intermón Oxfan en España- y Saferworld, miembros de la coalición internacional Armas Bajo Control.

En un nuevo informe titulado “Dar en el blanco: los elementos esenciales del Tratado sobre el Comercio de Armas”, las dos organizaciones aseguran que esta continua pérdida de vidas pone de manifiesto la necesidad urgente de conseguir aprobar un Tratado de  Comercio de Armas –TCA- sólido. Por ello, la coalición internacional hace un llamamiento a los líderes mundiales para que adopten de manera urgente normas sólidas sobre las transferencias internacionales de armas y municiones durante las dos semanas de intensas negociaciones diplomáticas que se iniciarán el próximo lunes, 18 de marzo, en las Naciones Unidas. 

El informe detalla principalmente las graves lagunas que contiene el actual borrador del texto del TCA y aporta recomendaciones para solventarlas en las próximas negociaciones.  Si se aprobara el actual borrador, el tratado podría no cumplir, entre otros puntos,  con su objetivo de evitar que se proporcionen armas a los responsables de violaciones de los derechos humanos que cometen atrocidades masivas, incluido el genocidio, o que contratos de defensa vigentes como, por ejemplo, el que tiene Rusia y Siria quedaran fuera de su alcance.

"Más de una persona muere cada minuto a causa de la violencia armada. Se ha derramado demasiada sangre debido a la falta de regulación del comercio de armas y municiones. La historia ha demostrado que los tratados fuertes crean normas internacionales estrictas y logran imponer el cambio, incluso entre los Estados no signatarios. Los diplomáticos deben completar el borrador del texto y asegurarse que adoptan un tratado que salve vidas" ha recordado el responsable de Armas bajo control de Oxfam Intermón,Francisco Yermo.

"Durante años – ha continuado- hemos estado luchando por un acuerdo global sobre el comercio de armas, y ahora ha llegado el momento de sellarlo. Hace mucho tiempo que se necesita un tratado que controle el comercio de armas, pero debe ser un tratado eficaz. Ha llegado el momento de que en Nueva York los estados adopten un tratado que realmente cambie las cosas. El Gobierno español debe mantener el mismo dinamismo en Nueva York en las negociaciones y fuerza en sus declaraciones públicas que en julio de 2012, cuando se preparó el borrador del texto".

Estricto control de las municiones
Una de las principales debilidades del borrador es  la escasa regulación que contempla en cuanto a las transferencias de municiones así como de piezas y componentes de armamento. El  informe pide controles estrictos sobre una industria, que produce anualmente 12.000 millones de balas y mueve más de 3.309 millones de euros. "Las municiones son literalmente el combustible del conflicto", ha afirmado Roy Isbister, coordinador  de la campaña de Armas de  Saferworld. "Sin municiones, se silencian las armas", ha añadido.

La ausencia de estos controles estrictos sobre el comercio de municiones puede convertirse en uno de los principales puntos de discordia durante las negociaciones. Estados Unidos ha expresado su oposición a que la venta de municiones se incluya totalmente en el ámbito de aplicación del tratado. Sin embargo, otros Estados, muchos de ellos africanos, aseguran que un tratado que no regule su venta no valdría la pena. Según Isbister, “las lagunas en el texto actual podrían empeorar las cosas, otorgando cobertura legal a las malas prácticas”.

Por otra parte, las organizaciones han señalado que es jurídicamente ambiguo el umbral que el borrador del texto marca para evaluar el riesgo de violaciones de los derechos humanos y del  derecho humanitario previo a un acuerdo sobre transferencias de armas. En este sentido, el documento establece un umbral de "riesgo preponderante", en el que los Estados podrían interpretar que la seguridad nacional u otros intereses pueden anular la obligación de no transferir armas que puedan ser utilizadas para cometer violaciones graves  de los derechos humanos. Esta ambigüedad en el texto podría permitir que las armas llegasen a manos de los señores de la guerra y a aquéllos que violen los derechos humanos.

Por último, el informe alerta que, de acuerdo con el borrador de julio, los Estados podrían argumentar que las transferencias efectuadas en el marco de un acuerdo de defensa independiente (como los acuerdos de cooperación para la defensa) escapen al ámbito de aplicación del tratado. Asimismo, podrían interpretarse como transferencias las armas vendidas y no incluir las realizadas mediante donaciones, préstamos o ayuda militar. Países como la India se oponen a que se modifique dicha cláusula.

Notas para los editores:

-El Informe sobre la Carga Global de  Violencia Armada de 2011, elaborado por la Secretaría de la Declaración de Ginebra, revela que cerca de 526.000 personas perdieron la vida anualmente entre 2004 y 2009. Esta cifra equivale a 1.440 víctimas por día (o una por minuto). Multiplicando los 226 días que transcurrieron entre el sábado 29 de julio 2012  -día que finalizó la Conferencia  sobre el Tratado de Comercio de Armas-y el lunes 11 de marzo 2013 da como resultado que 325.440 personas murieron en ese periodo de tiempo.

-Miembros de Oxfam y Saferworld estarán en Nueva York durante las negociaciones, entre los días 18 y 28 de marzo, que podrán atender a entrevistas.