info@OxfamIntermon.org | 900.22.33.00

FAQS

14/09/2018

La escalada en los combates en la ciudad de Hodeida pone en riesgo el suministro de víveres a millones de yemeníes

  • La ofensiva afecta a zonas civiles de Hodeida, done la mayoría de la población ya carece de electricidad y agua potable
  • Oxfam Intermón condena la marcha atrás del gobierno y le pide que rectifique y se asegure de que las armas españolas no alimentan el conflicto

Oxfam advierte de las repercusiones catastróficas para la población si la coalición liderada por Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos y sus aliados continúan presionando por el control de la ruta principal que une la ciudad portuaria de Hodeida con Saná.

A pesar de las reiteradas advertencias de Oxfam y otras organizaciones humanitarias para que las partes en conflicto en Yemen pongan fin a los enfrentamientos, informes de testigos oculares sugieren una clara escalada en la violencia en áreas civiles cercanas a la densamente poblada Hodeida en las últimas 24 horas. Las fuerzas de la coalición están ahora a poco más de tres kilómetros de la carretera principal que une la ciudad portuaria con la capital.

La situación no sólo pone en riesgo a la población en Hodeida, sino también el suministro de alimentos para millones de personas en Saná y otras partes del norte de Yemen. El control de esta ruta por las fuerzas de la coalición significaría un bloqueo de facto que excluiría a muchas familias del acceso a productos esenciales como alimentos y medicinas.

En los últimos meses, la ONU estima que los combates en Hodeida han obligado a casi medio millón de personas a huir, dentro de la ciudad y hacia otras zonas, incluidas Dhamar, Saná e Ibb.

La mayoría de las 600,000 personas que viven en Hodeida, la tercera ciudad más grande de Yemen, no tienen electricidad ni agua. El precio de los suministros básicos de alimentos ha aumentado en un 45 por ciento en las últimas semanas.

Oxfam pide al gobierno de Sánchez que rectifique

En este contexto, Oxfam Intermón reitera una vez más su condena a la decisión del gobierno español de vender las 400 bombas de precisión a Arabia Saudí. Estos artefactos ya han sido empleados por la coalición liderada por este país en la guerra de Yemen. Han destruido colegios, hospitales, mercados, incluso bodas y funerales. El año pasado este mismo tipo de bombas mató a 16 civiles. Siete de ellos eran menores, cinco eran hermanos.

La defensa de los derechos humanos debe prevalecer por encima de cualquier otro interés comercial o económico. El gobierno de Pedro Sánchez debe rectificar y estudiar todos los contratos con Arabia Saudí, tal y como se comprometió a hacer. Debe asegurar que las armas españolas no alimentan crímenes de guerra y no vulneran el derecho internacional.

El día 19 de septiembre el órgano interministerial encargado de autorizar las ventas de armas españolas se reunirá para revisar las nuevas exportaciones. Este será un momento clave para que el gobierno demuestre de qué lado está.

El Consejo de Derechos Humanos de UN ya ha pedido que se deje de vender armas a las partes implicadas en el conflicto. España sigue haciendo oídos sordos a esta demanda. Con esta decisión también da la espalda al programa electoral del PSOE, además de ser un gravísimo incumplimiento de la legislación nacional y europea.

Ocho millones al borde de la hambruna

Como explica el director de Oxfam en Yemen, Muhsin Siddiquey, "más de ocho millones de yemeníes están al borde de la hambruna. Cualquier interrupción en la cadena de suministro de alimentos podría sumir al norte y al centro del país en la hambruna y aumentar todavía más el riesgo de enfermedades y muerte”.

"Oxfam hace un llamamiento a las partes en el conflicto para un alto el fuego inmediato y para que participen en un proceso de paz inclusivo para evitar una catástrofe humanitaria".

Las importaciones comerciales de alimentos, combustible y medicamentos, así como la ayuda humanitaria, dependen del pleno funcionamiento de los puertos de Hodeida y Saleef. Todas las partes deben garantizar un acceso seguro y sin obstáculos para que las organizaciones humanitarias lleguen a las personas necesitadas. "La crisis en Yemen es inaceptable e injustificable”, concluye Siddiquey. “Más de tres años de conflicto han engendrado condiciones de hambruna, epidemias y el desplazamiento de más del diez por ciento de la población”

"Aquellos con la capacidad de influir en las partes en conflicto deberían ejercer la máxima presión para detener el conflicto en Yemen. Atacar Hodeida o bloquear las rutas de suministro humanitario significará que millones de yemeníes se quedarán sin alimentos y medicinas”.

Notas para la edición

Tenemos disponibles portavoces para entrevistas

Enlace a imágenes

Más información sobre el trabajo de Oxfam en Yemen aquí

Contacto para prensa:

María José Agejas

+34 638 24 26 72

mjagejas@oxfamintermon.org